Circo INfame: EL silencio de los INocentes

Los circos itinerantes a lo largo del territorio Latinoamericano son una muestra latente de diferentes tipos de conflictos que involucran a actores y espectadores sociales de los mas variados tipos, formas y diseños…

El principal centro de atención y desde el que se fundan dichos espectáculos circenses se basa en la explotación de seres socializados que sin opcion a elegir ni decidir deben vivir años en un ambiente hostil, no tan divertido ni amable como pareciera ser en un principio…

Los invisibles domadores

Estos seres socializados, que viven el desenfreno del día a día lleno de esperanzas y frustraciones, de libertades y encarcelamientos son los siempre invisibles, aún así más poderosos que cualquier otro.

Tan poderosos que sin ellos no habría función, tan invisibles que nisiquiera los espectadores les ven.

Son invisibles aún así domadores. Sin siquiera saberlo son los verdaderos dominadores del espectáculo, quienes por su espíritu y coraje deberían recibir todos los aplausos, y mucho más.

Sus vidas giran en torno al espectáculo, en torno a los aplausos, en torno a la lógica de premio y castigo, en torno a los tratos indiferentes o severos.

Conocen más que nadie de máscaras y payasos, comparten con malabaristas y anfitriones, con barrenderos, con funcionarios, con la familia que visita el lugar y paga su entrada, con los meros espectadores ansiosos de alimentar su hambre y sed de entretención.

Dichos seres invisibles no han tenido ni tendrán la opcion de conocer un mundo diferente.

Quizás no necesiten vivir en otra realidad ya que no les acomodaría quizás, quien sabe.

Quizás ésta sea la única alternativa posible para su diario quehacer,,. Quizás nosotros no le sentendamos y quizás sean felices así tal y como están…quizás están sufriendo y les golpean duramente o bien los amenazan con serios castigos, les explotan, les humillan y les torturan…

Tanto “quizas” no debe ser justificación para seguir con nuestra indifierencia. Estos “ quizas” no significan que hemos de desentendernos como sociedad ante un evidente trato diferenciado que se genera a partir de éstos centros de espectáculos y entretenimiento masivo.

Si bien la naturaleza libre, ingenua y siempre servicial de estos sujetos les convierte intrínsicamente en “colaboradores voluntarios”, no por ello han de ser tratados ni maltratados como ocurre en la actualidad, no por ello seremos como sociedad tolerantes ante la violación a Derechos tan elementales como el trato digno y respetuoso para todos y todas.

Son en estos circos que se lucran a partir de la explotación del débil donde los actores han de seguir reproduciendo un modelo ya impuesto. Al terminar los aplausos son cientos de personas quienes deben preparar la siguiente función , función que sea como sea siempre debe continuar.

Ahora, y la importancia del espectador, del público en general , es que, con el dinero de la entrada dichos circos se mantienen y perduran en el tiempo. Así funciona el sistema, así es son las políticas, así funciona su economía…Y sobre lo mismo cabría preguntarse ¿que mejor manifestación para protestar en contra de tanto abuso que el utilizar las mismas herramientas que el sistema nos entrega?

Negarse a asistir a los circos, no comprar entradas para ser partícipe de tanta violencia institucionalizada, negarse a legitimar dichos centros de lucro y poder es una de las alternativas más viables para detener tantas irregularidades e incertidumbres varias.

Utilizar las herramientas que se nos entregan (como lo serían las mismas leyes normas normativas y reglamentos) para usarlas a favor del interesado/a es una de las formas (si bien lentas y burocráticas ) más viables para pedir una tregua o exigir un alto en la ruta carretera de los circos y sus esclavos-esclavizadores.

EL artículo primero de la Declaración de los Derechos Humanos dice y no lo olvidemos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

Nosotros entonces como seres humanos hemos de comprometernos (y no porque un texto lo dice si no por nuestra naturaleza elemental) en el resguardar dichos valores.

Para ésta ocasión mis “ domadores invisibles”, mis “colaboradores voluntarios” , mis “actores socializados” mis sujetos detrás del telón no son los animales siempre maltratados, siempre malheridos siempre humilaldos, para ésta ocasión mis sujetos reales de éste circo infame son esos enanos que poco y nada sirven para subirse a los escenarios: Los Niños y Niñas .

Esos niños/as hijos de payasos, hijos de domadores, recojidos de la calle, buscadores de sueños…

esos niños /as siempre olvidados que entre otros niños/as con parecida situación han debido armarse de una valentía y coraje para enfrentar a la injusticia misma.

Esos niños que juegan a ser hombres, que desafían a tigres, que luchan contra leones, que abrazan a los actores caídos y corren para servirles. Esos niños de no mas de 7 años que austan a cualquier persona que invade su espacio y territorio. Esos niños que andan ahí todos sucios pero contentos, con la frente en alto en espera de una sonrisa del domador de tigres que le tira un pedazo de pan. Esta realidad se sigue dando en éste sub continente llamado sudamérica para algunos .

NO sacamos nada con aspirar a Ser Paris si no somos capaces de ver siquiera nuestro entorno y enteder un poco la realidad de la gente siempre discriminada, escondida, anulada, acallada…

LA vida del circo es un sub mundo fascinante, lleno de historias que también ha de enseñarnos algo y de quienes debemos necesariamente conocer. LA necesidad de aprender del siempre silenciado, del discriminado, del humillado y violentado no solo se aplica para la realidad del estado chileno contra el pueblo Mapuche.

Sucede que, son múltiples las situaciones que se dan en nuestras regiones de las que debemos aprender.

NO podemos seguir indiferentes ante un mundo que amenaza con ser destruído (o bien de destruirnos) en el primer pestañeo de cualquiera de nosotros. Tenemos todos la responsabilidad de Luchar por un mundo respetuoso, digno, tolerante y libre, y donde éstos niños y niñas algún día puedan decidir. Decidir si ser parte del circo, o bien decidir irse. Que bien informados, y ya conscientes en su elección puedan decidir Libres, sin presiones, que mundo desean vivir , si uno basado en el respeto o bien otro basado en la violencia.

Y Para cuando eso ocurra, para cuando exista tal decisión podremos decir: cada vez son menos las Fronteras, hemos avanzado un paso más en la lucha por resguardar una humanidad de Libertad .

(HAy un bonito y gran circo de los hermanos gasca que se isntaló hace un día en la portada sur de Temuko, easy estacionamiento…sector Ufro..hay un muy bello espectáculo para ver y disfrutar en familia..animales incorporados, 6 tigres blancos de bengala, ponys, camellos, entre otros…viernes 22 enero la primera función empieza a las 21 horas… )

Deja un comentario

Archivado bajo Estado de $hiLe

Los comentarios están cerrados.