asel luzarraga a tres semanas de su detención (situación actual)

Asel Luzarraga, escritor, músico y traductor vasco, fue detenido en la ciudad Padre Las Casas (Temuco-Chile) el 31 de diciembre de 2009, cuando se encontraba en su domicilio.

El colectivo ASEL ASKE (Asel Libre) informó el 8 de enero sobre las circunstancias de la detención, las acusaciones que le hacían las autoridades chilenas, las irregularidades que se produjeron al comienzo del proceso y el gran movimiento de solidaridad que había generado esta detención tanto en el País Vasco como en otros países donde Asel ha vivido, Chile y Argentina entre otros (documento publicado en la web).

Tres semanas después de la detención de Luzarraga, y tras la conmoción inicial, podemos hacer unas reflexiones que compartimos las personas que formamos el colectivo: amigos de la infancia, compañeros de universidad, ex-alumnos, colegas internautas, compañeros de grupos e objeción de conciencia, grupos anarquistas, músicos y escritores.

1. Tenemos la absoluta convicción de la inocencia de Asel Luzarraga. En primer lugar, porque él así nos lo ha dicho. En segundo lugar porque le conocemos: Asel ha abogado por la no-violencia de palabra y de obra. Y lo ha expresado reiteradamente tanto en los escritos previos a su detención como en las comunicaciones que ha escrito desde la cárcel.

2. El motivo real de su detención es su activismo de carácter pacífico a favor de la causa del pueblo mapuche en Chile. En consonancia con su trayectoria, Asel Luzarraga se ha implicado profundamente con los desfavorecidos, y ha tomado partido en las situaciones de injusticia. Para decirlo con sus palabras:

“A Latino América me trajo mi espíritu viajero, siempre en busca de material literario, y poco a poco descubrí cuánto hay por hacer en este continente, aún tan castigado por las desigualdades creadas por el colonialismo europeo. Concretamente en Temuco, tenía y aún tengo la intención de crear un taller gratuito de aprendizaje mutuo para jóvenes y adultos, porque ofrecerse a los demás, en especial a quienes este sistema mantiene como recurso humano prescindible, según la visión empresarial clásica, es la única manera de poner ladrillos en el camino hacia la igualdad económica, social y política (sin la primera el resto es imposible)”.

3. No es la primera vez que un intelectual, autóctono o extranjero, se ha visto acusado de acciones delictivas cuando se ha posicionado a favor de los pueblos indígenas en su lucha por la recuperación de la tierra. Uno de los casos más paradigmáticos es el de la cineasta chilena Elena Varela, acusada de asesinato y de robo a un banco, por lo incómoda que resultaba su labor filmando la realidad del pueblo mapuche. Varela, para quien la Fiscalía pide 15 años de cárcel, será juzgada el próximo mes de marzo, y Asel Luzarraga en abril.

4. Queremos pensar que durante el proceso judicial a Asel Luzarraga se irán desmontando una a una las acusaciones que le hacen, por falta de base. De hecho, ante la prueba objetiva de que no pudo realizar dos de los cuatros atentados que le imputan (puesto que el pasaporte demuestra que se encontraba fuera de Chile), se ha reducido la acusación inicial de la Fiscalía.

5. Pensamos que el caso contra Asel Luzarraga es un caso claro de ataque a la libertad de expresión, por lo incómodas que resultan sus palabras y su posicionamiento ante la causa mapuche. La incriminación en los actos delictivos que le imputan no tiene ningún fundamento y esperamos que la verdad se abra camino ante unas acusaciones que no se sostienen.

www.aselaskatu.org
Bilbao-País Vasco, 22 de enero de 2010

Deja un comentario

Archivado bajo CoMuniCaDos PúBLicOs, Conflicto del Estado Chileno contra el Pueblo Mapuche

Los comentarios están cerrados.