Carta de Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, al Presidente Sebastián Piñera

Buenos Aires, 13 de mayo de 2010.-

Señor Presidente de la República de Chile
D. Sebastián Piñera
SANTIAGO DE CHILE

De mi consideración:

A través de la presente, quiero hacerle llegar mi preocupación por la situación del joven periodista mapuche Pascual Pichún Collonao, quién se encuentra detenido desde el 26 de febrero, actualmente en la Cárcel Pública de Traiguen, IX Región, Chile.

Pascual Pichún pertenece a una familia mapuche, víctima de una persecución policial y política desde el 2001, por resistirse a la ocupación de sus tierras por multinacionales forestales.

Este joven mapuche, acusado, junto a su hermano de incendiar un camión de dicha multinacional, pidió asiló político en Argentina, en donde se asentó y comenzó a estudiar Periodismo en la Universidad de La Plata; además pertenece al equipo del programa radial La Flecha y al periódico mapuche Aizkintuwe.

Como tuvimos conocimiento que el 14 de este mes tendrá lugar una audiencia pública y el 15 una presentación de la defensa, quiero hacerle llegar mi solidaridad y la de l@s compañer@s del SERPAJ.

Resulta inconcebible Sr. Presidente, que todavía hoy se juzgue a los hermanos mapuches, que defienden su territorio y recursos naturales, bajo la “Ley 18.314 Sobre Conductas Terroristas”, creada por la dictadura militar de Pinochet para perseguir a sus opositores políticos.

Esperamos fervientemente que su gobierno pueda poner fin a esta herramienta jurídica que nada condice con el espíritu de una verdadera democracia.

Reciba usted un saludo de Paz y Bien.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Rayen Kvyeh, Poeta Mapuche

“El Estado chileno está ciego, para ver la profundidad de los mares, escuchar las voces de los ríos, sentir el parto múltiple, maravilloso de olores multicolores de la madre tierra, el aletear de los pájaros, el canto de las montañas, las voces de los vientos. Ser mapuche, sentir, escuchar, ver, es ser terrorista. El pasado como proyección del futuro de los hijos y nietos, es ser atrasado, retrógrado, anti progresista. Contra la economía del sistema neoliberal. Luchar por la madre tierra, agredida, dolorida, contaminada en peligro de muerte, es ser terrorista. La lucha por la defensa de la gente de la tierra, es ser terrorista. ¿No te parece curioso, la defensa en nombre de la ley, la aplicación de la ley por parte del gobierno contra el mundo mapuche? ¿No te parece una mentira blanca que los paladines del ‘orden y de la justicia’ están defendiendo las leyes de la dictadura militar, para ” ‘hacer justicia’, contra los terroristas? Recuerdo las palabras de la machi, en el tribunal de collipulli, mientras se procesaba por terrorismo a los hermanos mapuche: “terroristas, que no matan ni un pájaro…”

Luchar por un territorio libre y por la autodeterminación del pueblo mapuche, es ser terrorista. Luchar contra la construcción de las represas hidroeléctricas es ser terrorista. Luchar por la paz de los ancestros en los cementerios es ser terrorista. Luchar contra la contaminación de los ríos, mares y lagos es ser terrorista. Luchar contra la desertificación y erosión de la madre tierra es ser terrorista. Luchar contra los basurales en comunidades mapuche es ser terrorista. Luchar por la paz y la armonía de la madre tierra y la gente de la tierra es ser terrorista…”

Deja un comentario

Archivado bajo CoMuniCaDos PúBLicOs

Los comentarios están cerrados.