MANIFIESTO FRENTE AL BICENTENARIO ESTATAL CHILENO mucho por cambiar todo por transformar

En este último tiempo hemos presenciado a diversas instancias de la estructura pública del estado chileno, como también de sectores privados, entremezclados, haciendo fervientes llamados para festejar con alegría y a ciegas lo que han llamado bicentenario, bajo preceptos ultra nacionalistas, sin un mínimo de consideración y respeto a otras verdades y realidades de estas tierras, que tienen argumentos de sobra para sentirse distantes y disidentes a esta celebración uniforme y homogenizante que se intenta imponer.
Chile es un País Plural, con diversidad de historias, de orígenes, de aconteceres, de propuestas, de visiones, por ello, que se promueva un festejo sin atender esa diversidad, hacerlo sin ningún tipo de críticas ni observaciones, es empapelar a un País con propaganda barata, engañosa, de un consumismo desechable, exacerbado y aniquilador. Es a su vez, imponer ideologías totalitaristas, absolutistas, fundamentalistas. Es respaldar, promover y reproducir al presente esa violencia estructural e institucionalizada del estado chileno ejercida en su devenir.

 
La celebración que desde el poder se promueve de 200 años es para festejar a un estado patriarcal, genocida, explotador, colonialista, unicentrista, etnocentrista, capitalista mercantil, antidemocrático, oligárquico, policial, lo que para nada es el reflejo verdadero de los Pueblos que conviven en este País llamado Chile, quienes en su gran mayoría han tenido que soportar el fomento de las desigualdades sociales, exclusión, avasallamiento, discriminación y racismo.
Llamar a festejar así, estableciendo la relación que Un Estado es igual a Una Nación, la chilena, es anclarse a doctrinas arcaicas y violentistas y es a su vez negar la pre existencia en miles de años de los Pueblos originarios en este País, ocultando las invasiones, los despojos territoriales y las violaciones de derechos cometidos por el estado, con crímenes de lesa humanidad.
Por ello, No podemos olvidar que hay un territorio ancestral transfronterizo llamado WALLMAPU, territorio del Pueblo Mapuche extendido de Mar a Mar (en el cono sur de América), territorio que hasta fines del siglo 19, hace tan solo 129 años, fue libre y soberano, con organización propia, invadido bélicamente de manera simultánea y coordinada por agentes militares del estado chileno y argentino, con masacres y genocidios, causando progresivamente el reduccionismo, el desplazamiento forzado y el empobrecimiento, hechos que en el presente se reclaman por justicia y en vez que se restituyan derechos, el estado ha optado por reprimir y criminalizar toda demanda y protesta a estas razones, existiendo miles de Mapuches judicializados y cientos de personas violentadas.

Festejar como se promueve, es también olvidarse de los Pueblos australes como el Selknam y kawashkar, víctimas de un atroz genocidio, de exterminio físico casi por completo, acciones promovidas por el estado chileno desde fines del siglo 19 e inicios del siglo 20, causado principalmente por colonos traídos bajo políticas estatales que buscaban la eliminación de la población originaria.
Del mismo modo, consideramos que No es posible dejar de lado la visión y cosmovisión ancestral basada en el Buen vivir, en la relación integral y de respeto entre seres, con los diversos elementos de la naturaleza y con el cosmos, filosofía de vida que toma cada día más sentido y vigencia frente a un modelo instalado en el seno del estado chileno basado en la destrucción, depredación, depravación, bajo los cimientos del capital, la sobre explotación , el materialismo, y que ha traído daños enormes a la salud mental, física, espiritual y social de muchas familias, siendo las más vulnerables mujeres y niños.
En estas fechas, dimensionamos que una gran cantidad de integrantes de los Pueblos que coexisten en Chile, principalmente popular chileno, aprovecharán estos días para desprenderse del yugo explotador, para recrearse fuera de los abusos y los atropellos, para compartir, para reencontrarse con los seres queridos e incluso recrear institucionalidades sociales propias del mundo rural chileno como la chingana, esa de un Chile más profundo que es mucho más que la de un estado controlado por oligarquías violentistas. A ellos, a ellas, les decimos en estos momentos con absoluto respecto, que miren más allá del consumismo y las ofertas que les presentan, que vean por sobre toda esa simbología hueca que les presentan y que aprovechen estos momentos de esparcimiento para reflexionar sobre lo que realmente ocurre en nuestro entorno y preguntarnos ¿Representa realmente este estado a los Pueblos de Chile? ¿Se respetan nuestros derechos a decidir libremente el cómo queremos vivir? ¿Es esto lo que queremos, necesitamos y pretendemos heredar?
Ciertamente que en estas fechas se instrumentaliza el sentido de los Pueblos, sin ningún criterio sobre lo que realmente hay detrás de este llamado a celebrar, pero también estamos seguros que somos muchas y muchos los que estamos despiertos(as), desde la diversidad de Pueblos conscientes, anhelando, abogando y actuando con decisión para las debidas transformaciones de manera abierta, limpia y transparente. Estamos seguros que somos muchos y muchas quienes construimos cotidianamente un Chile Plural, que respete la diversidad, los derechos, la libredeterminación de los Pueblos, el diálogo y la justicia frente a tanto agravio y actos sanguinarios causados y encabezados por ciertas oligarquías, por y a nombre del estado y de falsas patrias.
Hacemos un ferviente llamado a todos los sectores que se asumen como democráticos, a todo aquel que cree en la igualdad y en el respecto y defensa de los Derechos Humanos, a no ser parte de los actos públicos de bicentenario promovidos por ciertos sectores que no creen en el diálogo ni la participación democrática, que buscan embaucar e imponer por la fuerza celebraciones inverosímiles. Este llamado se hace, principalmente en atención y consideración a la crítica situación humanitaria que enfrentan numerosos presos políticos Mapuches en huelga de hambre en diferentes cárceles del centro sur de Chile.
Asimismo, a través de este manifiesto, conminamos a quienes dicen representar los intereses de la ciudadanía en sus diversas expresiones, a poner fin a la negación y exclusión de estas realidades indicadas anteriormente, a asumir el rol que les corresponde para poner fin a la violencia y racismo institucionalizado, terminar con las prácticas de sistemáticas violaciones de Derechos Humanos, como asimismo, para proteger efectivamente el medio ambiente, no avalando actividades industriales neo coloniales, destructivas y contaminantes que tanto daño vienen haciendo.
En este llamado Bicentenario levantamos nuestras voces para seguir avanzando por los caminos que abren a nuevas realidades, a nuevas propuestas de vida y comencemos a celebrar cada acto de justicia que se obtenga. En este llamado Bicentenario decimos: Mucho por cambiar, Todo para Transformar.
– Colectivo Informativo Mapuexpress – www.mapuexpress.net
– Corporación Urracas de Temuco
– Hogar y Centro Cultural Mapuche We Liwen
– Parlamento Mapuche Koz Koz – Koyagtun
– Organización Salvemos Cobquecura
– Casa de Arte Mapuche
– Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales – OLCA
– Gvbam Logko Pikun Wiji Mapu (Consejo De Logko)
– Corporación de Mujeres Mapuche “Aukiñko Zomo”.
– Coordinación de Comunidades Mapuches en Conflictos socio Ambientales – Región de la Araucanía.
– Grupo de Trabajo Por Derechos Colectivos

**************************

M a n i f i e s t o 1810 – 2010

Los pueblos originarios no tenemos Nada que celebrar en este bullado Bicentenario
Frente a una gigantesca maquinaria de campaña ideológica, que ha puesto en marcha el gobierno y los grupos económicos que sostienen el poder, reconocidas como parte de la República y sus instituciones, que generan y contribuyen a las mentiras, al engaño y sutiles trampas de dominación hacia nuestros pueblos originarios como a la inmensa mayoría nacional del pueblo trabajador, debemos juzgar.
Es por ello que las organizaciones Mapuches de descendencia de vida milenaria sobre este suelo, nos hemos reunido para iniciar una instancia mayor, un Xawun Mapuche y en memoria de nuestros aguerridos lonkos como Lefxaru, Pelantaru, Guacolda, Tegualda, Frecia, Caupolican Michimalongo, Kilapang, y tantos otros de conocida trayectoria y luchadores anónimos que dieron sus vida por la libertad de nuestro pueblo Mapuche. A estos hombres y mujeres, con admiración y respeto lo recordamos. Por ellos y por el destino de nuestro pueblo expresamos nuestro más profundo rechazo a la celebración de este Bicentenario
La clara y nítida expresión de este modelo avasallador que se ha expresado en 200 años de la Republica, Todas sus políticas estratégicas y tácticas, tienen una raíz en el pasado hasta este mismo instante cuando, en el norte, 33 mineros, enterrados a más de 700 metros , sufren la consecuencia del capital y en nuestro territorio 34 presos políticos mapuche con más de 60 día en huelga de hambre enfrentado a este mismo sistema capitalista en su nueva fase neoliberal con arraigo inhumano, cruel y de mentira. Un sistema que aplica la ley antiterrorista, que mata y condena a dirigentes mapuches que defienden su territorio.
Así las cosas, la independencia ha sido, por una parte, un largo proceso de apropiación y expropiación de las fuentes de riqueza que han generado un gran conflicto en nuestros territorios que transgreden los derechos tanto individual como colectivo.
Los pueblos originarios en Chile están viviendo el agravio de la forma como este Estado neoliberal sucesor de los anteriores, vulneran los derechos de los pueblos indígenas. Esto significa que en este Estado capitalista, racista y clasista es imposible alcanzar los derechos políticos históricos y nuestra anhelada autodeterminación.
Es por ello que estamos convencidos, que es urgente la unidad de los pueblos que somos víctimas de este modelo económico para generar una nueva mayoría nacional antineoliberal que permita el restablecimiento de los derechos de nuestros pueblos originarios en el marco de nuestra cosmovisión.
Debemos poner fin, a los años de genocidio, negación y asimilación cultural, requerimos forjar una sociedad, plurinacional, multicultural y plurilingüe cuya base sea el respeto y la valoración de la diversidad de todos los grupos sociales
.
Desde esta perspectiva, trabajaremos con todas las comunidades para que se dé fiel cumplimiento del Convenio 169 de la OIT y la subscripción de la Declaración de la Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, mediante el cual el Estado de Chile establece la existencia de pueblos originarios titulares de derechos constitucionales, civiles, políticos, sociales, culturales, territoriales y económicos y obliga a los gobiernos de turno a garantizar el respeto y cumplimiento de estos derechos.
El Estado debe reparar el error histórico y considerar que los indígenas de Chile somos los primeros descendientes humanas que ocupo el territorio nacional y la tierra es nuestros fundamento principal de existencia y cosmovisión.
Por tanto, a pesar de los 200 años de humillación continuaremos con nuestra lucha para que la Constitución Política de la Republica de Chile, establezca el concepto, de Estado plurinacional, para que se consolide nuestro status como pueblo, en el ejercicio de la libre determinación y el desarrollo de modelos de autodeterminación, autonomía y autogobierno y no de simples comunidades culturales. En el marco de la autonomía, el derecho vital a la tierra, el agua, la biodiversidad, así como las riquezas minerales del suelo y subsuelos de estos territorios y la nacionalización de los recursos naturales.
En el caso mapuche trabajaremos por recuperar nuestro Territorio a partir lo acordado con la Corona española que después de una larga lucha, se logró fijar los límites de este territorio. En el pacto de Killin (enero de 1641) la corona española reconoció que desde el río Bio Bio al sur se consideraba territorio de la nación mapuche. El pacto de Killin, fue ratificado en los parlamentos de negrete los años 1803 y del parlamento de Tapihue de los años 1825 y solo el Estado chileno la desconoce mediante el uso de la fuerza militar a partir del año 1881 en la mal llamada pacificación de Araucanía.
Este establecimiento de derechos debe estar implícito la representatividad política de los pueblos indígenas en el parlamento en un 10%. de representación legislativa en el congreso nacional. Para establecer la condición de existencia de los pueblos originarios.
Estos antecedentes históricos nos dan derechos de lucha social por la tierra y en ningún caso puede ser calificada como delitos de
“amenaza terrorista” y “asociación delictiva”. Para lo cual es imprescindible eliminar la ley antiterrorista.
En relación al deterioro de nuestros territorios y recursos naturales por parte de empresas privadas, es fundamental el desarrollo de una política medioambiental sustentable que proteja los recursos naturales y el normal desarrollo de la biodiversidad en el marco del respeto de nuestra cosmovisión y de los derechos territoriales.
En este sentido es necesario revisar toda la legislación sectorial de tierras, aguas, minas, la que es contradictoria con la Ley Indígena y la normativa internacional en materia indígena, para que prime la protección de los derechos humanos de los pueblos indígenas por encima de intereses comerciales y económicos particulares. Esto además en la perspectiva de .considerar un 10% del presupuesto nacional del PIB para el desarrollo de los pueblos originarios.
En esta lucha histórica saludamos el coraje, la valentía de los Honorables Diputados de la Republica. Hugo Gutiérrez el Partido Comunista. Tucapel Jiménez, PPD Sergio Aguiló y Manuel Monsalves del Partido Socialista. Estos parlamentarios han dignificado la labor parlamentaria de representación del pueblo y han asumido en primera persona la huelga de hambre junto a los presos políticos mapuche en la cárcel de Temuco. Este es un gesto inédito en nuestra historia que con su acto se han transformado en un aliado natural de los pueblos originarios.
 
Exigimos en lo inmediato.
1.- Derogación de la ley antiterrorista, libertad y juicio justo de todos los presos políticos mapuche que permanecen en cárceles de Chile.
2.- Devolución del Territorio mapuche ocupado por empresas y particulares con el patrocinio del Estado.
3.-. Fin a las plantaciones de eucaliptos y pinos radiata en el territorio mapuche.
4.-. Fuera los barcos pesquero trasnacional que invaden la costa marítima del Territorio mapuche y encarecen nuestra subsistencia.
5.-. Fin a la militarización en comunidades, lagos y costa marina de pertinencias mapuche.
7.- Exigimos respeto a los derechos ancestrales que reivindican en su Territorio nuestros hermanos Rapa- Nui. Llamamos al gobierno de turno a dar pronta solución en su demanda y de todos los pueblos que habitan este país.
 
MARRI CHI WEU
XAWUN NACIONAL MAPUCHE CONTRA EL BICENTENARIO
 
— ASOCIACIÓN MAPUCHE AYUN MAPU
— ASOCIACIÓN COMUNAL LONQUIMAY –
— ASOCIACIÓN COMUNAL LONCOCHE
— ASOCIACIÓN COMUNAL LAUTARO
— ASOCIACIÓN COMUNAL TRAIGUÉN
— ASOCIACIÓN COMUNAL VICTORIA
— ASOCIACIÓN COMUNAL LUMACO
— ASOCIACIÓN COMUNAL PURÉN
— ASOCIACIÓN COMUNAL CURACAUTÍN
 
— AD- MAPU
— ASAMBLEA NACIONAL MAPUCHE DE IZQUIERDA

Publicado en http://mapuexpress.net

Deja un comentario

Archivado bajo CoMuniCaDos PúBLicOs

Los comentarios están cerrados.