Chicos, pido mil disculpas si este no es el medio para llevar a cabo mi humilde petcion, de ante mano, pero hoy 11 DE Noviembre se cumplen 27 años de la muerte de un sencillo hijo de un minero del carbón, Sebastián Acevedo Becerra, un modesto trabajador de la construcción de la ciudad de Coronel que, desesperado ante la detención ilegal y tortura de sus hijos María Candelaria y Galo Fernando, por parte de los aparatos represivos de Pinochet, y en señal de protesta ante la negativa de la Dictadura a informar sobre el paradero de ambos jóvenes, se quemó a lo bonzo frente a la Catedral de Concepción, clamando a viva voz para que la maldita CNI (Central Nacional de Informaciones) los devolviera intactos o a lo menos vivos. Pido a cada uno de ustedes, cualquiera sea su actual posición política o religiosa, que hoy 11 de noviembre, de la forma que cada cual pueda o quiera, le ganemos una pequeña batalla al olvido y simplemente recordemos a Sebastián, que dónde esté le hagamos sentir que su sacrificio no fue en vano, porque realmente no fue en vano.
* SEBASTIÁN ACEVEDO BECERRA EJEMPLO DE LUCHA Y DE VALOR*

Deja un comentario

Archivado bajo Estado de $hiLe

Los comentarios están cerrados.