CHILE UN PAIS ADORMECIDO

 Escrito por Nelson Aquiles Soto Aguilera.- Director Sindicato Unificado de Trabajadores


 

El Viernes 11 de Marzo 2011, recién pasado fue convocado nuestros país  a una Protesta Popular Nacional Pacifica, cuyo único objetivo fue dar inicio a un gran movimiento ciudadano independiente de los partidos políticos, donde confluyeran, trabajadores, pobladores, pequeños empresarios, estudiantes, académicos intelectuales, dueñas de casas, pensionados, cesantes, etc., vale decir, más 70% de la población chilena.

 

A este sector las encuestas de opinión  no las resaltan directamente,  sin embargo existen y tienen mucho que  decir respecto al modelo económico que se les ha impuesto arbitrariamente durante más  de 30 años en nuestro país.

 

Como una forma de validar lo antes planteado, solo basta conocer las últimas encuestas de opinión pública de la empresa Adimark, la que arroja sorprendentes resultados por cuarto mes consecutivo, que señalan que cerca del 50 % de la población desaprueba al gobierno actual de abierto signo empresarial. Además, señala que cerca del 60 % de los encuestados se declaran de oposición – tanto del gobierno como de los partidos de la Concertación -, más aún, los propios políticos tienen conciencia de la indiferencia de la ciudadanía por la política, para lo cual en estos días esta en plena discusión el voto automático que permita involucrar a cerca de tres millones de chilenos quienes sistemáticamente han demostrado el nulo interés por sistema electoral vigente.

 

   Ante este panorama desolador cabe preguntarse ¿qué pasa con el grueso de la ciudadanía en materia política?;  ¿dónde y en qué están?, ¿cómo canalizan sus expresiones?, ¿son considerados por las oligarquías políticas y económicas de nuestro país?, ¿aceptan los niveles de corrupción tanto en los aparatos estatales y de la empresa privada?, ¿qué dicen de la colusión de los bancos, para ponerse de acuerdo en la aplicación de las tasas de interés de usura a los créditos de consumo?,  ¿se sienten ciudadanos de segunda clase o sencillamente no se sienten incorporados al “ chilean way “?, y por ultimo una pregunta mundana pero concluyente es saber si ¿aceptan la actual colusión de los dueños y empresarios de las panaderías en subir en $ 300  el kilo del alimento base del chileno como lo es el pan?.

 

       Bueno estas son las respuestas que anda buscando este movimiento ciudadano, y lo ha iniciado al convocar a la población a dicha Protesta Popular en Marzo recién pasado, con el  objeto que una vez por todas nada siga igual, y efectivamente cambie el estado actual del país, para satisfacer las urgentes necesidades de la mayoría de la población, para ello necesitamos que la ciudadanía despierta del gran sueño de los injustos, háganlo por ustedes mismos, pero también háganlo por las futuras generaciones la de sus hijos y las de sus nietos etc.

 

        Por lo anterior no basta que la ciudadanía especialmente  los más pobres de este país, crean que  los distintos gobiernos de turno – tanto de la Concertación como el actual gobierno de derecha -,  los hayan hecho creer que ya salieron de la pobreza, o más aún,  que la tan vilipendiada clase media  sea una de sus  principales preocupaciones, con medidas que solo han hecho aumentarle el apetito del consumismo, haciéndole creer que son felices  por la adquisición de un plasma o artefactos electrodomésticos de actualidad, acceso a un automóvil cancelados a 60 meses con tasas de interés inimaginable, que según estudios son las más altas de muchos país en vía de desarrollo y de países más desarrollados.

       MENTIRA, el avance o el cambio de estatus económico, ha sido la hipoteca de la vida laboral de muchas generaciones de trabajadores, quienes, incluso cuando jubilen, si es que el sistema previsional de AFP se los permiten, no podrán cancelar las deudas contraídas en la actualidad.

 

       El único cambio que ha existido y gracias al actuar inescrupuloso de quién las trajo a nuestro país y que sabemos quién fue ( Sebastián Piñera ), son las famosas tarjetas de crédito o mal llamado dinero plástico, que han permitido este sobre endeudamiento de la clase trabajadora. Dichas tarjetas reemplazaron a las  otrora libretas del FIADO, que nuestros padres y nuestro abuelos utilizaban para comprar los alimentos  o vestuario. La diferencia era que dichas deudas del fiado, eran canceladas por nuestros padres todos los meses, sin intereses, sin embargo, las actuales tarjetas de créditos, permiten cancelar  en varias cuotas con enormes tasas de interés, lo que aumenta el endeudamiento; las que se ven aun más incrementadas cuando el consumidor no puede cancelar su cuotas mensuales se ve en la necesidad a utilizar los llamados  créditos de consumos en efectivo ¨,  o repactación de la deuda que le otorgan la mismas tiendas comerciales que le facilito el crédito de consumo,  transformándose finalmente  en un circulo vicioso de créditos, prestamos tras préstamo de la que le es muy difícil salir al trabajador y que en no pocos casos llegan a cancelar más del doble de lo solicitado originalmente.

 

       Todo lo anterior es  el resultado de la necesidad imperiosa del consumidor de tener sus antecedentes comerciales limpios y al día, ya que de lo contrario pasan a engrosar la fatídica  lista del maligno DICOM, que solo sirve muchas veces perder el trabajo de los que ya lo tienen, ó limitar el acceso al mismo para quienes lo buscan,  y de una amplia gama de consecuencias negativas  que todos ya conocemos.

 

       Pero a pesar que nuestro llamado a Protesta Popular del 11 de Marzo 2011, se vio opacado en algunas ciudades por el terremoto de Japón y alerta de tsunami en las costa chilenas ese mismo día, en igual forma pudimos aglutinarnos y marchar cerca de 3 000 trabajadores, pobladores, estudiantes, técnicos, profesionales y ciudadanía en general, desde la Plaza de Armas de Santiago para llegar finalmente al Palacio de la Moneda y entregar una Propuesta de la Ciudadanía al actual Presidente Sebastián Piñera,  documento que hasta la fecha lamentamos no haber tenido ninguna respuesta de las autoridades de gobierno. Lamentablemente una vez más la práctica nos demuestra que nos equivocamos al dejar esta carta, y que deben ser otras las formas de llamar la atención de la autoridad de turno, cuándo esta no desea escuchar la voz de descontento del pueblo, porque pareciera ser que al igual que antaño, se escucha al que golpea la mesa, el que tiene más fuerza,  y no a quienes en forma pacífica se manifiestan con opiniones distintas de quienes ostentan el poder, como lo fue en esta ocasión.

 

Bueno, por ello es que el Comando por los Derechos Populares y Sociales, han hecho un nuevo llamado a la ciudadanía para expresar su descontento a través de una Protesta Popular Nacional, para el día 11 de Julio de 2011, fecha en la cual se conmemoran los 40 años de ese gran Acuerdo Nacional que significó , no sólo desde el punto de vista económico, sino también desde el punto de vista social y político la Nacionalización del Cobre, significando hasta el día de hoy el Sueldo de Chile, como lo manifestó el gran estadista Salvador Allende.

 

A 40 años de ese día  11 de julio de 1971,  donde por Ley se  Nacionalizaba el Cobre Chileno, hoy más que nunca este 11 de Julio de 2011, ningún ciudadano bien nacido debe abstraerse a esta gran Protesta Nacional Popular que el Comando por los Derechos Sociales y Populares está llamando, y que solo busca llamar la atención de las autoridades de gobiernos y políticas,  en cuanto a recoger las demandas de la clase trabajadora,  pobladores, estudiantes, mineros, técnicos, profesionales, pequeños empresarios, que no son otras de entender que el modelo económico neoliberal está asfixiando a los chilenos, para lo cual urge reorientar las políticas económicas que actualmente rigen nuestro país y que están asfixiando al soberano.

 

       Como primera medida; solicitamos a la clase política presentar un Proyecto de Ley que permita la Renacionalización de la Gran Minería del Cobre,  así también, solicitar el término del impuesto específico de los combustible, ya que no es posible que todos paguen un impuesto que busca que lo hagan aquellos que hacen uso de las calles y carreteras públicas, trayendo aparejado al día de hoy que el llamado IPC de los pobres ya bordee el 17 %, con importantes alzas de los bienes de consumo de primera necesidad.

 

Más aún, por este impuesto específico, se recaudan alrededor de US$ 1.500 millones, sin embargo, si se elimina este impuesto especifico, y se gravara el consumo a todos los consumidores de combustibles del país en $ 5 ( cinco pesos por litro), incluyendo a las transnacionales, nuestro país, recaudaría alrededor de US$ 5.000 millones.

 

Es por ello que es necesario protestar el 11 de Julio 2011, para lo cual la Federación de Trabajadores del Cobre, en su Congreso realizado entre el 26 al 28 de Abril 2011, respecto a la carta  enviada por el Comando de los Derechos Populares y Sociales al Presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre y leída por este, manifestó que dicho día realizaran actividades para conmemoran dicho día, la cual esperamos estén alineadas a los sentimientos de la clase trabajadora del cobre, así también a la clase trabajadora del país en  general.

 

Nelson Aquiles Soto Aguilera

Director

Sindicato Unificado de Trabajadores

Codelco Chile – División Andina

Ex – Consejero Nacional

Federación de Trabajadores del Cobre.

 

 

Los Andes, Mayo 10 de 2010.

Deja un comentario

Archivado bajo CoMuniCaDos PúBLicOs

Los comentarios están cerrados.