SITUACIÓN POLÍTICA INTERNACIONAL: EFECTOS EN LO NACIONAL

.
CAD, MC, DOCUMENTOS, MAYO DE 2011

Primera parte: Situación política internacional.CAD, MC, DOCUMEN

    SITUACIÓN POLÍTICA INTERNACIONAL:
     EFECTOS EN LO NACIONAL
ENERO – ABRIL DE 2011
A Sócrates es fácil contradecir;  a la verdad no
  El Banquete, Platón
 
DESDE EL CENTRO
I.- CRISIS CATASTRÓFICA EUROPEA (o ¿por qué miéchica no se acaba el Capitalismo por sí mismo?):
Entre fines de 2010 y febrero de 2011, aproximadamente, se profundizó el proceso de transición imperialista del Monopolismo-Transnacional (MT en adelante) en el conjunto de las formaciones económicas europeas. Es decir, se reformaron drásticamente ciertas estructuras económico-sociales en uno de los centros de poder del Sistema Capitalista Mundial (SCM), paso necesario para adecuarse a aquella etapa de transición a la fase Imperialista II.
El capital monopólico con base en las principales potencias del viejo continente, con el concurso político de la UE y el ‘apoyo financiero’ del FMI, impusieron un brutal reacondicionamiento de las formaciones económicas más atrasadas, sucediéndose las consiguientes convulsiones económico-sociales en Irlanda, España, Grecia y tangencialmente en Portugal (algunos efectos aún perduran). Asimismo, esa readecuación significó recortes al Welfare State en Francia, Alemania, países nórdicos y UK, que aunque causaron multitudinarias movilizaciones, aplacadas con todo el poder del Estado y erosionadas desde adentro por las direcciones sindicales socialdemócratas, finalmente lograron ser impuestos. En su momento, tanta convulsión y escaramuza social animaron en algunos esperanzados creyentes del fin-por-sí-mismo del Capitalismo la ilusa idea de que ahora sí que se venía el descalabro total del SCM.[1]  
Cuento corto, se aplicó la consabida receta monopolista de hacer cargo al Estado de la deuda con la que se había forrado para sus negocios el capital financiero, el que, tras sus enjuagues y retirar el botín, obliga a aquel a que imperiosamente recurra a las IFI y a sus condiciones para cubrir los débitos y los progresivos déficits presupuestarios. Se requería salir del entuerto del endeudamiento, salvar a la banca y adentrarse de lleno por los caminos de la transición a la fase II imperialista.[2]El movimiento popular, por su parte, logró ser domeñado por el Estado al servicio del capital transnacional y por los sectores dominantes internos, con la venia de socialdemócratas y reformistas.
Luego de las convulsiones, como era esperable en un sistema regido por pocos, Europa vive tiempos de relativa estabilidad económica y en mejores condiciones para competir, visto esto para los de arriba, mientras que veremos agravarse las condiciones económico-sociales de las clases trabajadoras.
II.- LA ROMA IMPERIAL DE NUESTROS DÍAS:
Muy a pesar de nuestros pesares, la economía yanqui prosigue su consolidación. Su gobierno ha reducido el gasto en los desempleados a niveles anteriores a la ‘Conmoción’ de “07-“09; el desempleo sigue bajando, desde una tasa de 9,6% en noviembre 2010,[3] a un 8,8% en marzo pasado;[4] prosigue consistentemente el incremento en el número de nuevos empleos. Con todo, el FED no se convence aún de retirar su política monetarista ‘expansiva’ (paradojalmente, a este lado del SCM, se nos imponen la ‘restrictiva’).
Pero, a la par de las crecientes ganancias del gran capital, en el seno mismo del “monstruo” se evidencia una verdadera “tragedia nacional”: el aumento sostenido de la brecha económica y del número de las personas en estado de pobreza. Estos últimos, según datos recientemente publicados, pasaron de 13,2% a un 14,35 entre 2008 y 2009,[5] y siguen creciendo.
         En la esfera diplomática (continuidad de su política de ‘Consulado’), el raid realizado por Obama en marzo pasado (19 al 23), que incluyera a Brasil, Chile y El Salvador, muestra la aspiración imperial de recrear la política exterior norteamericana hacia Latinoamérica y el Caribe (LAC). En realidad, se corresponde con un llamado a unificar detrás de la potencia imperialista a ciertos gobiernos conservadores y sectores de influencia en el subcontinente.
Si bien la temática nuclear era uno de los puntos de la tabla, persisten varios otros para tratar con Chile y el hemisferio: la protección a los derechos de autor, las patentes farmacéuticas, protección a la inversión extranjera, etc. Además, se busca que nuestro país pueda actuar de plataforma de negocios de capitales norteamericanos hacia otras formaciones de LAC, actualizando su rol de “puerto de entrada” de las políticas norteamericanas al continente. No por nada, días antes de la visita del bueno de Obama, un ‘facilitador’ de las políticas imperiales decía que Chile “se presenta como el tipo de socio que EEUU está buscando en América Latina”.[6] Y era que no, si consideramos la desigual relación comercial existente. Según datos del Departamento de Comercio de EEEUU, desde que en enero de 2004 entró en vigencia un TLC entre ambas naciones, las exportaciones estadounidenses a Chile crecieron en un 300%, con una balanza comercial favorable a los estadounidenses por US $3.900 millones;[7] ¡Flor de intercambio desigual y qué ejemplo para el resto de LAC!
En mérito a lo anterior, durante su visita fuimos premiados con el honor de ser el lugar desde el cual Obama dio su visión estratégica para el hemisferio. “El discurso de Santiago”, como lo bautizara El Mercurio, plantearía los desafíos y lineamientos de EEUU para LAC, pero en resumen no aportó nada nuevo. Según las azucaradas palabras de Obama, la política yanqui hacia nosotros “se funda en el concepto de alianza igualitaria que he perseguido desde que asumí la Presidencia de Estados Unidos”.[8] La verdad es que se escogió Chile para dicho mensaje, puesto que somos uno de los principales aliados regionales para EEUU. “En nuestro esfuerzo por forjar alianzas para el progreso en las Américas, buscaremos apoyarnos en las sólidas alianzas bilaterales que tenemos, como la relación entre Estados Unidos y Chile”.[9]
Todo el mundo sabe que los yanquis juegan sus bonos al desarrollo del ALCA como mecanismo estratégico de intercambio desigual entre LAC y EEUU-Canadá, y de posicionar su Cumbre de las Américas como el espacio superior de deliberación en la región. Con la irrupción y rearticulación de diversos movimientos reformistas o populistas de izquierda en la zona (principalmente integrados en el ALBA), además de la legitimidad adquirida por UNASUR, el panorama de plena hegemonía norteamericana se ha ido relativizando. Esto se agudiza aun más con el liderazgo regional que busca impulsar Brasil. Con todo, debemos destacar el limitado alcance de esta última iniciativa, en que los gobiernos del PT no se han destacado por incentivar grandes reformas en las instancias regionales (OEA, BID) y mundiales (ONU). En este último caso, EEUU ha dificultado la posible integración brasileña en el Consejo de Seguridad, en la línea de neutralizar el giro a izquierda de algunos gobiernos latinoamericanos.
Acerca de su acercamiento reciente a Asia, que se comenta más abajo, a EEUU le interesa intervenir en la región para confrontar asuntos de seguridad que afecten sus intereses y los de sus socios asiáticos. En la medida en que EEUU se mostró más comprometido en la situación bélica de noviembre entre las Coreas y en otros puntos candentes de Asia, también fue creciendo gradualmente el apoyo hacia él por parte de algunos gobiernos asiáticos indecisos. En resumen, respecto al Lejano Este, el súbito interés yanqui vendría a compensar la capacidad de negociación y a regular el poderío militar que podría desarrollar China, tratar de resaltar el rol de la India y presionar a Corea del Norte.
En medio de la contracción económica causada por el cataclismo en Japón, el creciente poderío chino, del inicio de la intervención en Libia, del alto costo económico, político y militar de las guerras en Irak-Afganistán, de la complicada aprobación del presupuesto estatal,[10] el gobierno y el complejo militar-industrial (asociado al gran capital) de EEUU, al despuntar mayo, respiraron aliviados cuando por fin cazaron a Bin Laden, pudiendo anotarse así un éxito de resonancia.
 
III.- VIENTOS DEL LEJANO ESTE:
Ya antes del terremoto del 11/03/11, en el último trimestre de 2010, Japón había cedido el segundo lugar como potencia económica mundial a China.[11]
No obstante ello y el cataclismo sufrido, el polo imperialista representado por Japón rápidamente ha logrado reponerse. Claro que para facilitar su recuperación, el 18/03 debió acordar con sus socios del G7 una operación conjunta de venta de yenes y compra de dólares, con el fin de depreciar su moneda (especulativamente aumentada). En consecuencia, el gobierno japonés  desembolsó más de US $8 mil millones para devaluar el yen, interviniendo el mercado de divisas y logrando de paso apreciar sus exportaciones.[12] De otra parte, existe cierto optimismo entre los analistas económicos capitalistas respecto de que aunque la zona norte de Japón fue muy dañada, los grandes centros económicos sólo sufrieron levemente los efectos del gran sismo. Así, el daño se acotaría aproximadamente a un 7% de su producción industrial, por lo que se espera prontitud en la regularización de la actividad económica y se estima que las necesidades propias de la demanda por reconstrucción sean cubiertas a través de un presupuesto gubernamental suplementario.[13]
         LOS OTROS GIGANTES ASIÁTICOS
Entre el 18 y 21 de enero el presidente de China, Hu Jintao, visitó a Obama en Washington. Frente a la prensa de EEUU y occidental, el mandatario chino despertó susceptibilidades al calificar al sistema monetario internacional como “cosa del pasado”,[14] con un patrón dólar que quedó desfasado en la última crisis global. También denotó preocupación por la política monetaria norteamericana de endeudamiento e impresión de billetes. Por su parte, los chinos están felices, pues el BM emitió bonos denominados en yuanes, lo que reafirma la creciente importancia del gigante asiático en los mercados financieros globales. La emisión, aunque humilde, por un valor de unos US$76 millones, intenta promover el uso internacional de la divisa también conocida como renminbi.[15]
India y China han sido las dos únicas naciones de Asia que han vuelto a los niveles de pre crisis, logrando incidir fuertemente en la economía regional y mundial, así como diferenciadamente en los aspectos geopolíticos del SCM. Frente al alza de ambos colosos, EEUU toma diversas posiciones. Así, las giras de Obama a Asia, desde noviembre a abril pasado,[16] generan una serie de reacciones positivas en los otros dos polos imperialistas, debido a su decisivo rol en el equilibrio de poder en Asia, en donde han cristalizado percepciones de desconfianza frente a las intenciones de los chinos en el área.
En líneas generales, el carácter de la gira del presidente de EEUU por Asia durante noviembre, en el marco de la reunión anual de APEC en Japón, la del G-20 en Seúl y su visita a India, se anunciaron como un hito en la presencia norteamericana después de dos décadas de relativo alejamiento de Asia y de concentración en el Medio Oriente. Y el momento no es casual, pues una serie de tensas situaciones desarrolladas entre China y Japón han perfilado a Beijing como un actor poderoso y de gran potencial agresivo.
El poder y la autosuficiencia de China dieron pie a que los países vecinos comenzaran a montar alianzas y a ver la participación de EEUU como un factor de contrapeso determinante en el área. A esto se suma el acelerado crecimiento de India, que cuenta con el pleno favoritismo de EEUU para constituirse como miembro del Consejo de Seguridad de las ONU (oponiéndose, de paso, a la demanda de Brasil al respecto), pese al descontento manifiesto de Beijing.[17]
DESDE LA PERIFERIA
I.- LOS PUEBLOS DEL MEDIO ORIENTE SE REBELAN:
La rebelión popular que desde enero estallara en los países árabes no tiene sólo fundamentos en meros afanes democratizadores. Si bien ello es un combustible esencial, parte sustancial de la ira social tiene base en las condiciones de pobreza y marginalidad de la población.[18] La carestía, inexistencia de canales de expresión frente a las carencias populares, abismantes diferencias sociales, además de los abusos policiales, son comunes en todos los países árabes.
Para algunos, las protestas muestran la inestabilidad endémica de los Estados pobres, que no podrá solucionarse a menos “que se busque resolver una crisis alimentaria mundial”.[19] A este respecto, se sabe que los precios internacionales de los alimentos (según FAO) experimentaron alzas récord en enero/11,[20] afectando la economía de la gente más pobre. Por ello, la situación no se trata solo de religión y política, sino de condiciones sociales objetivas.
La convulsión social que se extiende por el mundo árabe va más allá de una crisis del régimen autocrático de privilegios y represión en que devino el viejo nacionalismo militar árabe de los “60. El Informe de Desarrollo Humano del PNUD 2009 contiene un diagnóstico descarnado de las pésimas condiciones de los pueblos árabes,[21] el que no cambió significativamente en 2010.[22] Tal situación de pobreza termina erosionado la legitimidad que alguna vez tuvieron los gobiernos, provocándose hace tiempo hechos que no informan los medios. Entre ellos, una fuerte actividad sindical pese a los controles gubernamentales, destacándose la impulsada por el Centro de Servicios para  Sindicatos y Trabajadores (CTUWS) de El Cairo, una ONG que se ha erigido en el referente orgánico del sindicalismo independiente de Egipto y con fuerte incidencia en la caída de Mubarak.[23]
Sin embargo, largo tiempo de regímenes dictatoriales, de ortodoxia religiosa, de carencia de organización popular y de experiencias de lucha, además de la represión sistemática de toda disidencia y protesta ciudadanas, hacen que no exista una organización política o civil capaz de hegemonizar o conducir las protestas. Estas quedan al arbitrio de emociones, de la ira y la espontaneidad, terreno en el cual los partidos y revenidos caudillos, entre ellos la veta religiosa musulmana o la fuerza militar, aparezcan como los únicos con capacidad política para ordenar el proceso.
Hasta ahora las potencias del centro del SCM nada habían dicho respecto de la falta de libertades y de la pobreza en Medio Oriente (excepto si les afectaban desde el punto de vista migratorio), por su interés último en los hidrocarburos. Y de pronto, luego de las caídas de algunos gobiernos y la crítica situación de otros, ellas se dan por enteradas de las inequidades sociales y de las corruptelas gubernamentales existentes. Por lo pronto, lo que mueve a Europa y a EEUU es lograr cooptar las direcciones políticas que se harán cargo de las transiciones, tratando de orientar estos procesos para que no lleguen a afectar sus intereses económicos en el área. Inclusive, durante su reciente venida, se esperaba que Obama presentase a Chile (aparte de otros países sudamericanos que superaron dictaduras militares) como modelo de transición para los países de Medio Oriente y el norte de África donde se han producido rebeliones populares.[24]
 
II.- INTERVENCIÓN INTERESADA EN LIBIA:
En el caso de la abierta intervención de la entente imperialista en Libia,[25] podemos constatar el inmenso cinismo de los cruzados. Mientras intervienen con pretextos de salvaguardar a la población libia ‘agredida’,[26] dejan desangrarse a Costa de Marfil, país subsahariano rico en cacao pero pobre en petróleo. En éste último, se vive desde fines de 2010 una cruenta guerra civil y algunos de los líderes de los países vecinos pusieron en cuestión que la comunidad internacional recurra a la fuerza en Libia pero no en este caso, durante una reunión a fines de marzo del bloque regional de países de África Occidental (ECOWAS).[27]
Ahora que la guerra ahoga al pueblo de Libia, 12° exportador de crudo del mundo, la situación parece tomar un cariz de mayor complejidad estratégica para las potencias del centro del SCM. El precio del petróleo se ubica en sus niveles más altos en dos años y las Bolsas del mundo evolucionan con dificultad. No obstante, las grandes beneficiadas serán las transnacionales petroleras, pues sus ingresos se incrementan en relación directa con el alza del crudo en los mercados mundiales.[28] Sin embargo, cabe esperar que el alto precio alcanzado por el crudo vaya cediendo en adelante, merced a la resolución de la crisis en la región.
         III.- SE AGRAVA LA CRISIS DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO:
         Y las transnacionales siguen haciendo su agosto, aún en medio de las convulsiones sociales que comentamos. Los dominados del mundo han visto agravada su crisis mediante otro factor: el alza en el precio de los alimentos, lo que se ha traducido en un aumento de los pobres. En un proceso en espiral, el incremento de los combustibles por la situación en Medio Oriente generó un 36% de alza en el precio de los alimentos, lo que a su vez causó que en el período junio 2010-abril 2011 44 millones de personas hayan caído en la pobreza.[29]
         Pero nótese el descaro del regente del BM, cuando señala que son las rebeliones en Medio Oriente y en África sahariana (con su molesta y consiguiente “inestabilidad”), las que estarían “amenazando a los pobres”. Como buen samaritano, Robert Zoellick, en medio de la presentación del informe “Monitor de Precios de Alimentos”, pidió “proteger a los pobres y vulnerables, que gastan la mayor parte de su dinero en comida”.[30]
         Por otra parte, el FMI y el BM nos señalan muy orondos que la pobreza extrema mundial (vivir con menos de US $1,25 al día) bajará a 883 millones de personas en 2015,[31] pero ocultan que ello se debe al estancamiento relativo del crecimiento de la población. Además, se olvidan que hace 16 años había más de 800 millones en tal condición, con lo que se puede decir que no ha habido ninguna resolución a tan grave problemática. Con todo, las IFI no pueden ocultar las siguientes realidades: África Subsahariana continúa estando a la cola en la lucha contra la pobreza y un 35,8% de las personas del mundo en condiciones de extrema pobreza vive en esta región; un 45% de los países están lejos del objetivo de acceso a la sanidad; el 39% y el 38% no han alcanzado los objetivos sobre mortalidad materna e infantil, respectivamente.[32]
Para finalizar su informe de la miseria mundial causada por los más grandes, uno de sus autores remarca que “el crecimiento económico continúa siendo un factor fundamental para alcanzar” los objetivos que las IFI ven como deseables. Y siguiendo con sus recetas, ambas IFI recomiendan ayudar con “recursos adicionales” para que los países más “frágiles” desarrollen sus instituciones y avancen “hacia un círculo virtuoso de paz, seguridad y desarrollo”.[33] Por último, destacan que el comercio ha comenzado a recuperarse, pero para que el crecimiento sea sostenible es necesario fortalecer el sistema internacional (o sea, adentrarnos en el MT) y evitar tendencias proteccionistas (no vaya a ser que a algún ‘frágil’ se le ocurra protegerse). En resumen, los pueblos, sobre todo de los países de la periferia, debemos seguir nuestro desangramiento para la mayor gloria del capital transnacional, mundial y de sus socios internos aliados dependientemente, sin esperanza que haya chorreo.
IV.- EN NUESTRA AMÉRICA:
En Cuba, entre el 16 y 19 de abril, se efectuó la clausura del VI congreso del PCC. En realidad fue un concentrado resumen de lo que se discutiera en toda la isla entre noviembre y hasta poco antes de éste cierre, y donde además se eligieron los órganos superiores de la dirección del partido. Los debates giraron en torno al Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, el que sufrió un 68% de reformulación de sus lineamientos durante su previa consulta.[34] Interesante es anotar que se rechazaron 45 proposiciones que abogaron por permitir la concentración de la propiedad. La instancia democrática busca, dentro de la revolución y sus logros, adecuar la economía y la sociedad cubanas durante el próximo quinquenio.
Dicho congreso, las marchas del aniversario de Girón y por el 1° de Mayo, actividades multitudinarias todas ellas, demuestran la unidad de los cubanos en defensa de su independencia y soberanía nacional, conceptos que la historia ha probado que sólo es posible conquistar mediante el Socialismo.
A fines de abril se desata una controversia sobre la Alianza para el Pacífico, entidad que se propondrían los gobiernos derechistas de Colombia, Chile, Perú y México y que fuera proclamada en Perú. Los áulicos del capitalismo han ensalzado tal acuerdo, firmado el 28/04/11 por los presidentes de dichos países.[35] Este pacto quiebra la unidad latinoamericana y favorece la hegemonía de EEUU, además de prestarse al servicio de las transnacionales. El tema divide también a los candidatos que el 5 de junio dirimirán la Presidencia en una segunda vuelta electoral, el progresista Ollanta Humala (quien parece como probable vencedor)[36] y la conservadora Keiko Fujimori. Mientras ésta apoya plenamente el pacto entre cuatro países ligados entre sí y con EEUU por tratados de libre comercio rechazados por la mayoría de los países sudamericanos, el postulante ha matizado pidiendo que el acuerdo sea informado y debatido.
Humala, de posiciones críticas (aunque cada vez más tibias) al MT, ha reiterado también su decisión de impulsar los mecanismos regionales existentes, como la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y el MERCOSUR. Sus cercanos han señalado que el pacto constituye el intento de resurrección del fracasado ALCA.
Líderes de partidos políticos chilenos participaron en La Paz en el Día del Derecho de la Recuperación Marítima, respaldando así el reclamo boliviano de acceso soberano al Océano Pacífico, arrebatado por Chile en la guerra de 1879. Según el vicepresidente del PH de Chile, Cristian Pozo, la reivindicación marítima de Bolivia es un tema de necesidad humana y una causa justa.[37] Además, Pozo respeta la decisión del presidente Morales, hecha pública 23/03/11, de acudir a tribunales internacionales. En el acto central por dicha jornada reivindicatoria, el presidente Morales afirmó que tiene esperanza en resolver el diferendo con las actuales autoridades de Chile, pero que obviamente confía más en el apoyo que pueda encontrar en las fuerzas sociales y en los movimientos indígenas chilenos.
         CHILE Y EL CONTEXTO MUNDIAL
I.- CÓMO IMPACTAN LAS ALZAS DE ALIMENTOS Y DEL PETRÓLEO:
Las alzas en los precios de alimentos y combustibles provocan preocupaciones adicionales al gobierno, quien deberá agenciar medidas para paliar el impacto social que tales incrementos producen. Entre otras implicancias, tales alzas hacen augurar a algunos observadores que la inflación podría llegar a un 5% a fines de 2011,[38] valor por sobre lo presupuestado para un índice que tanto complica a los transnacionalistas y monetaristas.
La crisis que se vive actualmente en Medio Oriente tuvo repercusiones inmediatas en el alza de los combustibles, al menos desde mediados de febrero, lo que se puede emular a la aplicación de un impuesto, con la diferencia que los dineros no quedan en las arcas nacionales sino en las de las corporaciones petroleras y en las potencias centrales. Ahora, si bien esta condición puede variar en el tiempo, algunos aseguran que el problema del petróleo puede aplazarse indefinidamente, al contrario de los que piensan algunas autoridades como el biministro de minería y energía Laurence Golborne.[39] Pero, la verdad sea dicha, seguramente habrá una situación transitoria, sin plazo claro, en que los precios se mantendrán en hitos históricos para luego volver a asentarse el barril de crudo por debajo de los US $100. De hecho, ya a fines de abril comienzan a caer los valores de los combustibles, declive atribuible a una apreciación del dólar, lo cual alentó a inversionistas a vender materias primas.[40]
Por su parte, respecto de los problemas en la agricultura y según se extrae del reciente informe de la CEPAL sobre la espiral en que se sobrevaluan los productos agrícolas,[41] se pueden esperar diferentes impactos de acuerdo a cada país y la forma en que estos los enfrenten. Según algunos observadores chilenos,[42] existen alternativas para que se éste impacto no recaiga totalmente en los consumidores, las que apuntan a manejar los impuestos para estimular la demanda. Sin embargo, el aumento de la demanda a través de una baja de impuesto en otros bienes tampoco es una buena salida (se tiene la experiencia de las crisis, de periódica ocurrencia, de 1974 y 1979 o la más actual de 1991).
Actualmente, el sistema de modificación de impuesto a los combustibles apunta a que cuando el precio del petróleo sube se bajan los impuestos y viceversa. Sin embargo, sería más indicada la medida de gobiernos anteriores de fijar un fondo de estabilidad que suavice los cambios.
 
II.- ¿QUÉ PASA CON EL QUE ERA NUESTRO COBRE?:
         Durante abril el Comité de Defensa y Recuperación del Cobre entregó datos consistentes acerca de pérdidas durante el ejercicio 2010 de CODELCO, causadas por malos manejos por parte de la actual administración de la minera estatal.[43] En conferencia de prensa del 25/03/11, el presidente de la minera estatal, Diego Hernández, presentó su gestión como un gran éxito en razón que las utilidades de la Corporación aumentaron un 16,6% más que en 2009. Pero una mirada atenta a las cifras permite afirmar que está mintiendo. En primer lugar, Hernández olvidó considerar en su comparación el precio promedio del cobre en ambos años, con lo que la proyección de ingresos para 2010 presenta en realidad una pérdida de unos US $3.600 millones. Sí a ésta disminución de las ventas se suma el aumento de costos, el ejercicio 2010 fue peor que el de 2009 en, al menos, US $4.800 millones. Comparando precio y producción, los ingresos por ventas de CODELCO el año 2010 son de lejos los peores de los últimos 7 años.
Seguramente detrás de esta gran pérdida para el erario nacional está el interés de Hernández (experto en los especulativos mercados de futuro del cobre y ex presidente de una minera privada), del gobierno representante del capital MT y de las grandes mineras privadas por privatizar CODELCO, apuntando a su quiebra mediante la intensificación de las pérdidas en los mercados de futuro, puesto que este tipo de detrimentos son contabilizados como disminución “extracontable” de los ingresos por ventas, lo que permite disfrazarlos y ocultarlos, no apareciendo así en la contabilidad (faltando aún por saber quiénes ganaron a expensas de CODELCO o fueron favorecidos por estas pérdidas). Ahora bien, si estas pérdidas, o técnicamente disminución de los ingresos por ventas, no se produjeron en los mercados especulativos de derivados, entonces se perdieron en la venta de cobre físico.
Por si fuera poco, los que debieran investigar esta situación son los nuevos integrantes del directorio de la estatal, donde pululan los ex ejecutivos de las mineras transnacionales. El segundo interesado en sacar conclusiones sobre este tema debiera ser el ente fiscalizador de CODELCO, que es COCHILCO, pero este organismo nunca ha fiscalizado en el pasado y hoy por hoy menos lo hará.
Para el Comité de Defensa del Cobre, la metodología que se emplea para la privatización es clara: se presentan éxitos maquillando cifras; al cabo de algún tiempo “se constata” que en realidad la situación está francamente mala y se necesitan medidas “extremas”, la cuales, por supuesto, no pueden implicar que el presupuesto del Estado, que está muy focalizado en las necesidades urgentes de la gente, sea distraído en salvar una empresa deficiente. No quedaría otra solución que la venta de CODELCO. A la par, la quinta columna anidada en la administración del gigante estatal, avanza en los planes para su capitalización.
 
           
III.- LA INVERSIÓN EXTRANJERA (O EL QUE INVIERTE MANDA):
         Era que no. La mayor parte de la inversión del último tiempo se concentra en nuestros recursos mineros. Y es que somos un país en que más de 2/3 de los ingresos por concepto de exportaciones se obtienen de metales (mayormente cobre), no metálicos y derivados.[44] Así, durante 2010 y sólo respecto al Asia-Pacífico,[45] sus inversiones se concentraron en la II, III y VI regiones, debido principalmente a sus producciones mineras.
El Vicepresidente Ejecutivo del Comité de Inversiones Extranjeras, Matías Mori, afirmó que Chile entrega todas las facilidades posibles a los inversionistas de las potencias capitalistas, especialmente en áreas como minería, energía, infraestructura, entre otras. “La idea es que ningún empresario se quede sin invertir en el país porque no supo qué puerta tocar”;[46] así de fáciles somos.
 
 
PERSPECTIVAS EN LO INTERNACIONAL
1.- Las cifras económicas globales y su interpretación dialéctica nos llevan a asegurar que de no complicarse la situación energética y nuclear en Japón, además de estabilizarse prontamente la situación que rodea la producción y el precio del petróleo, cabe esperar un período de relativa y sostenida recuperación en el SCM, con beneficios para los sectores dominantes mundiales y para sus asociados dependientemente de la periferia del sistema;
2.- Aunque no es posible hablar de una escalada armamentista de China, si le preocupa al vecindario y al centro del SCM su predominancia y capacidad potencial ofensiva en Asia, factores que ponen las reglas del juego a favor del gigante y dejando en una posición incómoda a sus vecinos a la hora de negociar;
3.- La miseria, la carestía y la represión impulsan la rebelión de los pueblos árabes. El alza mundial de precios de los alimentos, que afecta en especial a toda la periferia del SCM, es un elemento catalizador en esas movilizaciones y de lo cual debemos tomar nota por cuanto es un factor que se hace crónico; 
4.- En nuestro país, a la par que el alza en los precios de los combustibles y alimentos vendrá a agravar la crisis de los de abajo, también se reflejará en un incremento de la inflación, con lo que podemos esperar que el gobierno patronal recorte el gasto social como medida paliativa, agravándose aún más tal crisis;
5.- Es vergonzoso que nuestro país, que en brazos del patrón primario exportador con ventajas comparativas depende en más de 2/3 de sus exportaciones del cobre y derivados, haya perdido cerca de 5 mil millones de dólares debido a la interesada mala administración de CODELCO, toda vez que en el área de los minerales se vive una aumentada demanda por parte del centro del SCM. Sobre el punto, se deben atajar las intenciones privatizadoras de la estatal por parte del gobierno patronal, a la par de avanzar en la renacionalización de los minerales;
6.- En medio de lo paradójico y complejo que resulta el desempeño económico del conjunto del SCM, Chile debe esperar una profundización de su inserción en la división internacional del trabajo, con una mejora de sus términos de intercambio merced a una producción en aumento de materias primas que pueden esperar mayores precios de compra, sobre todo cobre y productos agrícolas, cuya demanda se prevé al alza por parte de EEUU y de Asia.
 
 
 
Primera parte: Situación política internacional.CAD, MC, DOCUMENTOS, MAYO DE 2011

Deja un comentario

Archivado bajo Autores

Los comentarios están cerrados.