“Vamos a portarnos mal” Protesta social y libertad de expresión en América Latina”

Editores:  Eleonora Rabinovich, Ana Lucía Magrini y Omar Rincón

Centro de Competencia en Comunicación para América Latina Friedrich Ebert Stiftung

INDICE

■ [Introducción]    De rebeldías y protestas públicas masivas

Omar Rincón

■ [Pretextos] Protesta, derechos y libertad de expresión

Eleonora Rabinovich

■ La efervescencia de la protesta social A

Ana Lucía Magrini

Entrevistas

Frank La Rue /  Catalina Botero

Argentina   “Sin razones urgentes, no seríamos tan absurdos”

María Mansilla

Chile – Las nuevas batallas de Chile

Victoria Uranga Harboe

Uruguay – Sin romper el encuadre

Lourdes Rodriguez

Brasil – Protestar ainda preciso

Fernanda Estima

Paraguay – Cuando reclamar se convierte en delito

José A. Vargas

Bolivia – El 11-S de los indígenas cruceños

Gisela López Rivas

Perú – Mucha protesta, pocos cambios

Javier Torres Seoane

Ecuador – El vía crucis político de la protesta social

Carol Murillo Ruiz

Colombia – Lugar común: la calle

Marta Ruiz

Venezuela – ¿Dijo Ud. Libertad de expresión?

Hugo Prieto

Costa Rica – ¿Yo callado? ¡Jamás!

Gilberto Lopes

Nicaragua – Actores civiles y periodistas independientes en el ojo del      huracán

Patricia Orozco Andrade

El Salvador – Los días cuando llueven piedras

Óscar Martínez

Honduras – Si se calla el pueblo, muere la palabra

Dina Meza

Guatemala – Una visión desde los medios impresos

Milton Vinicio Sic Ajcot

República Dominicana –  Antes y después de los haitises

Alfonso Torres

México – El delito de protestar

Daniela Pastrana

(Fragmento)

La fundación Friedrich Ebert y su Centro de Competencia en Comunicación (www.c3fes.net) en asoción con la Asociación por los Derechos Civiles (ADC, www. adc.org) invitaron a periodistas de América Latina para que nos contaran sobre los modos, formas y prácticas que toma la protesta social en América Latina para desde ahí relatar la protesta social como forma de ejercicio de la libertad de expresión.

Se pedían historias desde la realidad (por eso este libro se hizo con periodistas) que dieran cuenta de las formas que toma la protesta social en cada realidad (quiénes protestan, qué sectores socioeconómicos y políticos, qué grupos étnicos, qué grupos de interés, por qué motivos se protesta, de qué variadas maneras se ha ejercido la protesta); el papel de la protesta social en la democracia de cada país; la actuación de los gobiernos con respecto a la protesta social; los modos en que los medios de comunicación informan y representan la protesta social. La pregunta guía fue ¿cuánto de libertad hay para expresarse socialmente en cada realidad? El resultado: este libro “Vamos a portarnos mal”.

¿Por qué hacer un libro sobre protesta social en América Latina? Porque los movimientos indígenas, cooperativas obreras, grupos ecologistas, movimientos feministas, agrupaciones piqueteras, movimientos estudiantiles y hasta las cacerolas de la clase media y los sectores de altos recursos, entre otros, se están manifestando en la región. Y es que la protesta social es la posibilidad pública y simbólica de expresar activamente nuestras demandas, nuestras frustraciones ciudadanas y de existir en público. Esto hace que la protesta social sea una zona de intersección entre la libertad de expresión, la gobernabilidad democrática y lo mediático político.

Lo que sabíamos del asunto era que tanto los medios de comunicación como los gobiernos cuentan el reclamo más que el contenido de la protesta, cuentan los destrozos más que las demandas, asumen el conflicto como negativo para la democracia, y cuando aparecen los sectores que protestan los “localizan” en el lamento y la sensiblería. El resultado es que poco o nada se entiende acerca de la protesta social como ejercicio activo de la libertad de expresión. En este libro periodístico queremos contar los modos como la protesta social toma forma en América Latina y cómo se relaciona con la democracia.

(Descargar Libro)

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Los comentarios están cerrados.