Archivo de la categoría: Medios de Comunicación

Primera Jornada de Contrainformación y Medios Alternativos, DIFUNDIR

 

PRIMERA JORNADA DE CONTRAINFORMACIÓN Y MEDIOS ALTERNATIVOS

Expondrán sobre su experiencia en la producción de contrainformación los siguientes medios:

El Surco, periódico anarquista.
El Ciudadano.
Canal Barrial 3 Yungay.
Metiendo Ruido.Contrainformación del Bío Bío
Mapuexpress, Informativo Mapuche.
Asociación de Reporteros Independientes.
Adkimvn Comunicaciones
La Opiñón

Ademas de las ponencias:

“Poder y conocimiento en la Sociedad de la Información: elementos para una crítica del modo de producción de la comunicación bajo el capitalismo”. por Carlos Reyes (Investigador y docente de la Universidad de La Frontera).

“Historia de la Prensa Anarquista en Chile”, por Periódico Anarquista “El Surco”.

“Participación, Poder y Contrainformación: La Experiencia del Canal Barrial 3″, por Camila Sierra Madrid (Utem-Canal Barrial 3)

“Conversaciones para la acción”.(empoderamiento comunicacional como parte de la estrategia para el cambio social). Leyla Noriega de “La Opiñón”.

Habrán exposiciones fotográficas sobre la lucha callejera del año 2011 + exposiciones sobre violencia de género y material audiovisual.

Videos: Metiendo Ruido/ Periódico La Pulenta

PRONTO ESTARÁ LISTO EL PROGRAMA, SERÁ ENVIADO A SUS CORREOS.
LA ACTIVIDAD ES ABIERTA A TODO PÚBLICO.

Organiza: Estudiantes de Periodismo. UFRO

Junto con saludarles, l@s invitamos a la Primera Jornada de Contrainformación y Medios Alternativos a realizarse los días Jueves 12 y viernes 13 de enero en La Universidad de La Frontera.

 

 

 

 

El día jueves la actividad será desde las 10:40 a 13 hrs ,y de 15 a 18 hrs y para el día viernes desde las 10 am a 13 horas, y de las 15  a las 18:30 horas .

La Jornada estará enfocada en la Producción de Contrainformación y Medios alternativos por lo que su participación será muy bienvenida.

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

NO SE MUEVE UN COMENTARIO

SIN QUE YO SEPA SEÑORES!

S.P

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

“Vamos a portarnos mal” Protesta social y libertad de expresión en América Latina”

Editores:  Eleonora Rabinovich, Ana Lucía Magrini y Omar Rincón

Centro de Competencia en Comunicación para América Latina Friedrich Ebert Stiftung

INDICE

■ [Introducción]    De rebeldías y protestas públicas masivas

Omar Rincón

■ [Pretextos] Protesta, derechos y libertad de expresión

Eleonora Rabinovich

■ La efervescencia de la protesta social A

Ana Lucía Magrini

Entrevistas

Frank La Rue /  Catalina Botero

Argentina   “Sin razones urgentes, no seríamos tan absurdos”

María Mansilla

Chile – Las nuevas batallas de Chile

Victoria Uranga Harboe

Uruguay – Sin romper el encuadre

Lourdes Rodriguez

Brasil – Protestar ainda preciso

Fernanda Estima

Paraguay – Cuando reclamar se convierte en delito

José A. Vargas

Bolivia – El 11-S de los indígenas cruceños

Gisela López Rivas

Perú – Mucha protesta, pocos cambios

Javier Torres Seoane

Ecuador – El vía crucis político de la protesta social

Carol Murillo Ruiz

Colombia – Lugar común: la calle

Marta Ruiz

Venezuela – ¿Dijo Ud. Libertad de expresión?

Hugo Prieto

Costa Rica – ¿Yo callado? ¡Jamás!

Gilberto Lopes

Nicaragua – Actores civiles y periodistas independientes en el ojo del      huracán

Patricia Orozco Andrade

El Salvador – Los días cuando llueven piedras

Óscar Martínez

Honduras – Si se calla el pueblo, muere la palabra

Dina Meza

Guatemala – Una visión desde los medios impresos

Milton Vinicio Sic Ajcot

República Dominicana -  Antes y después de los haitises

Alfonso Torres

México – El delito de protestar

Daniela Pastrana

(Fragmento)

La fundación Friedrich Ebert y su Centro de Competencia en Comunicación (www.c3fes.net) en asoción con la Asociación por los Derechos Civiles (ADC, www. adc.org) invitaron a periodistas de América Latina para que nos contaran sobre los modos, formas y prácticas que toma la protesta social en América Latina para desde ahí relatar la protesta social como forma de ejercicio de la libertad de expresión.

Se pedían historias desde la realidad (por eso este libro se hizo con periodistas) que dieran cuenta de las formas que toma la protesta social en cada realidad (quiénes protestan, qué sectores socioeconómicos y políticos, qué grupos étnicos, qué grupos de interés, por qué motivos se protesta, de qué variadas maneras se ha ejercido la protesta); el papel de la protesta social en la democracia de cada país; la actuación de los gobiernos con respecto a la protesta social; los modos en que los medios de comunicación informan y representan la protesta social. La pregunta guía fue ¿cuánto de libertad hay para expresarse socialmente en cada realidad? El resultado: este libro “Vamos a portarnos mal”.

¿Por qué hacer un libro sobre protesta social en América Latina? Porque los movimientos indígenas, cooperativas obreras, grupos ecologistas, movimientos feministas, agrupaciones piqueteras, movimientos estudiantiles y hasta las cacerolas de la clase media y los sectores de altos recursos, entre otros, se están manifestando en la región. Y es que la protesta social es la posibilidad pública y simbólica de expresar activamente nuestras demandas, nuestras frustraciones ciudadanas y de existir en público. Esto hace que la protesta social sea una zona de intersección entre la libertad de expresión, la gobernabilidad democrática y lo mediático político.

Lo que sabíamos del asunto era que tanto los medios de comunicación como los gobiernos cuentan el reclamo más que el contenido de la protesta, cuentan los destrozos más que las demandas, asumen el conflicto como negativo para la democracia, y cuando aparecen los sectores que protestan los “localizan” en el lamento y la sensiblería. El resultado es que poco o nada se entiende acerca de la protesta social como ejercicio activo de la libertad de expresión. En este libro periodístico queremos contar los modos como la protesta social toma forma en América Latina y cómo se relaciona con la democracia.

(Descargar Libro)

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

WIÑOY TAYIÑ XEKAN

Este Miércoles regresa desde el PuelMapu… WIÑOY TAYIÑ XEKAN (Programa MapuChe).

Todos los miercoles de 17 a 19hs x Radio El Arka.

Escuchanos en vivo por: http://www.radioelarka.com.ar

 

Más información en http://avkinpivkemapu.com.ar

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

La perversión del lenguaje informativo

Escrito por Víctor J. Sanz en Impresiones Mías

El lenguaje, en sí mismo, es solo una herramienta de comunicación. La asepsia es una de sus características principales. Ahora bien, la utilización que se haga del lenguaje es lo que determina que se le apliquen atributos y se le definan cualidades que van dirigidas, más bien, a quien hace uso de él, antes que al propio lenguaje.

El lenguaje puede emplearse para intentar dar cuerpo a ideas de belleza sublime, a esto lo solemos llamar poesía. El lenguaje puede servir para transmitir enseñanzas y conocimientos, a esto lo solemos llamar tratado, ensayo, teoría… El lenguaje puede ser vehículo y canal de sentimientos, amor, cariño, rabia, odio… El lenguaje, incluso, puede ser moldeado para intentar engañar al perceptor del mensaje, a esto lo solemos llamar política y también promesa electoral. Pero, el lenguaje también puede ser usurpado para concretar intereses económicos; con frecuencia a este uso se le denomina periodismo.

El nivel de perversión con que se utiliza el lenguaje en los medios de comunicación es tan elevado que ya muchos, por desgracia, tienen el oído acostumbrado y no le dan la importancia que debieran. Si entramos en un comercio y pretendemos adquirir un producto de, digamos, 5 euros, pero en la caja nos cobran 10, seguramente nos daremos cuenta del error. Si no nos damos cuenta y el mismo hecho tiene lugar de nuevo, el concepto “error” tiene que ir dejando paso al concepto “engaño”. A la tercera vez que ocurra lo mismo, el concepto “error” ya casi no tiene cabida. Exactamente lo mismo ocurre con los productos informativos que nos ofrecen por televisión. Que no tengan un coste visible o tangible no quiere decir que no adquiramos tales productos, ni tampoco que no debamos reclamar ante un error o un engaño.

La perversión con que se nos agrede informativamente hablando, lleva a noticias como las siguientes:

—Ante la aprobación de la nueva ayuda a los parados de larga duración (400 euros al mes por un máximo de 6 meses), los periódicos utilizan el término “beneficiario” para referirse a los que tienen derecho a percibir tal ayuda. Estoy seguro de que ninguno de estos “beneficiarios” se considera beneficiado por un sistema económico que ahoga todas sus posibilidades de futuro. De paso, esta información podría referirse como “damnificados” a aquellos parados de larga duración que no tendrán derecho a esta ayuda.

—Ante la reducción de los beneficios de las entidades bancarias como consecuencia de la crisis, algunos titulan: “Banesto pierde beneficios hasta septiembre”, no es preciso agregar más comentarios. Acaso recalcar que el beneficio del banco “solo” alcanzó el 80% del mismo periodo del año anterior.

—En los informativos de Radio Nacional de España, en el apartado de información económica, se atrevieron a decir:

“El petróleo pisa fuerte”, para explicar el fuerte aumento del precio del crudo en los últimos días. Apuntando más a lo positivo de la subida para los inversores (inmensa minoría) que a la carga añadida para todos los que sufren en su bolsillo la consiguiente subida de los combustibles (la inmensa mayoría). El precio del gasoil se ha visto incrementado en un 25% en el último año, por ejemplo. Este asunto apenas ha formado parte de los informativos y cuando lo ha hecho ha sido sin entrar en detalles. Sin embargo, una subida que no fue, como ocurrió en Bolivia, estuvo en portada durante semanas. Cierto es que la subida hubiera sido de hasta un 83%, pero de unos precios congelados desde hace 7 años. En España, en esos 7 años la gasolina 95 ha subido un 60%.

Puede que solo sean impresiones mías, pero creo que igual que reclamamos en un comercio ante un error o un engaño, debemos reclamar calidad y objetividad a quienes pervierten y prostituyen el lenguaje informativo en beneficio de determinados intereses económicos.

Blog del autor: http://impresionesmias.com/2011/02/15/la-perversion-del-lenguaje-informativo/

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

Medios, redes y trampas

 

 
Escrito por Sandra Russo en Página12

Durante los ’90, hubo un lenguaje que acompañó a esa coreografía económica mundial, la que disciplinó a la política hasta convertirla en algo irritante y fastidioso, en eso que había que sacarse de encima. Se hablaba entonces de “lo inevitable”. Era “inevitable” ajustar la economía, y para eso había que tener “coraje”. Durante dos décadas las dirigencias y los medios de comunicación ya globalizados prepararon a los pueblos para poner el cuello allí donde caería la guadaña. Inevitablemente.

El “coraje”, la “valentía” y “la audacia” eran sustantivos que no necesitaban ser calificados, de modo que fuimos entrenados para asumir que todo aquello que el neoliberalismo nos tenía reservado era impopular: los líderes del sistema eran los que tenían el temple para hacer añicos las estructuras productivas y los lazos sociales, y eso era “inevitable” porque no había ninguna otra cosa que hacer. El Muro había caído, el socialismo real había fracasado y el Pensamiento Unico se alzaba como el único puerto adonde llevar nuestros destinos de náufragos.

Lo que ya estalló en América latina sigue estallando en otras latitudes, y es extraño, como resaltó Carlos Heller ayer en este diario, que en los profusos análisis que se han hecho sobre las crisis de los países árabes no hayan aparecido los correlatos entre este sorprendente 2011 norte africano y el 2000 latinoamericano, cuando comenzaron a caer los gobiernos neoliberales.

Posiblemente la falta de conexión entre una cosa y la otra se deba a que la crisis egipcia es leída casi sin excepción como una rebelión contra un régimen opresivo. Es un dato duro de la realidad que el de Mubarak era un régimen de esa especie, pero no es un dato más blando que ese régimen viniera aplicando a rajatabla las recetas económicas del FMI. Lo curioso es que la prensa hegemónica internacional se limite a recargar el sentido de la crisis egipcia en la demanda ciudadana de libertades políticas y civiles, y que recorte el capítulo en el que los egipcios gritan a viva voz que quieren también y en concordancia otra política económica. No bien asumió el actual gobierno militar, los egipcios volvieron a salir a la calle para pedir aumentos salariales. Como eso no encaja en el relato sobre el autarca derrocado, sino más bien echa luz sobre el tipo de autocracia que llevó adelante Mubarak, esos reclamos no son televisados: el foco pasa directamente a la plaza ya vacía por la fuerza, y se hace silencio sobre el estado de la economía egipcia, tan neoliberal como fue la de Menem, Bucaram, Collor de Melo, Fujimori o Carlos Andrés Pérez.

Las coberturas sobre Egipto replican ahora ese relato, que no es antojadizo ni inocente, sobre millones de ciudadanos de clase media que merced a las redes sociales lograron imponer su voluntad democrática a un régimen cuya naturaleza dictatorial fue no obstante negada, tapada, encubierta y eclipsada por sus socios mundiales. Pese a que las coberturas de los grandes medios no abundaron en esos detalles, pudo saberse, como informó el sitio canadiense The Global Research, levantado a su vez por el periódico digital Rebelión, que Estados Unidos no fue tomado por sorpresa, sino que más bien fue un actor importante en los movimientos políticos egipcios. En un artículo titulado “Los dictadores no ordenan, obedecen”, se indicaba que desde noviembre de 2010, el Departamento de Estado venía manteniendo reuniones con la oposición a Mubarak, y el Freedom House, incluso, capacitó a decenas de los blogueros que luego fogonearon la protesta. Ahora se menciona como un posible candidato a la presidencia al director de Google regional. Quizá tenga que ver.

La protesta no fue inventada, claro. Y los millones de egipcios que salieron a la calle y los centenares de muertos que dejó atrás el régimen dan sobradas muestras del caldo de cultivo extraordinario que había en ese país. La pregunta es quién capitalizará esa fuerza política sin líderes claros por el momento, y de qué manera intentará Washington que cambie el gobierno pero no la política neoliberal que llevaba adelante Mubarak.

Lo que aparece claro en Africa del Norte es la anticipación en el uso de las nuevas tecnologías, un globo de ensayo para instalar en ellas discursos y relatos que encaucen voluntades de un modo que ya no pueden conseguir los medios de comunicación tradicionales, toda vez que en todo el mundo los ciudadanos son cada vez más conscientes de que no es de ellos de donde proviene la información, sino que apenas son transmisores de intereses.

Los poderes constituidos, políticos allá, fácticos aquí, chocan contra esas nuevas tecnologías y se esfuerzan por hacer nido en ellas. Nada es lineal ni, ya, “inevitable”. Es obvio que desde la cúpula del poder globalizado se intentará generar en Egipto una democracia tutelada, que guarde las formas pero no cambie el fondo. Un cronista de noticias de C5N comentaba la semana pasada que “el nuevo gobierno egipcio deberá contar con el visto bueno norteamericano”, a lo que la conductora de la tarde le respondía con un simple “desde ya”.

Pero los medios tradicionales son actualmente impotentes para que la información que dan sea tomada como cierta, completa o seria. Lo hemos visto aquí en el caso del avión norteamericano: el abc de cualquier esbozo periodístico obliga al menos a contrastar fuentes. El impudor y la torpeza para dar sólo una fuente, la que se apega a sus intereses, día a día alejan a ciudadanos que buscan información en otra parte. Y la hay. Y cada vez hay más gente que sabe buscarla. Por eso la jugada de anticipación: copar las redes e inocularlas, al tiempo que la protesta era “respetada” porque no era “antinorteamericana”. Un mecanismo: usted quéjese del tirano de turno, pero sólo de ese tirano, no de las directivas extranjeras que cumplió.

En la Argentina, un caso extraño por el desembozado tenor político y faccioso de los medios hegemónicos, no fue posible la penetración preventiva de las redes, pero después del golpe en Honduras y de los intentos de golpe en Venezuela, Paraguay, Bolivia y Ecuador, hay un intento que se irá vislumbrando con los meses, y que intenta oponer a las respectivas batallas culturales el de la “cultura estratégica” que baja desde Estados Unidos. Esa operación se sirve de las nuevas tecnologías, que es donde hoy se libra la nueva pelea de sentido, allí donde la comunicación está horizontalizada y se testean las sociedades, donde surgen día a día nuevos comunicadores que dan otras versiones, reflexionan distinto, multiplican artículos de medios alternativos, se discute en foros y se forjan contrarrelatos para oponer al relato del statu quo.

Nunca como hoy en el mundo la pelea por el sentido fue tan ardorosa y tan crucial. Y nunca como hoy los ciudadanos han debido ser tan astutos y tan veloces como para sacar a tiempo sus mentes de las trampas cazabobos que les tienden tanto desde el “periodismo independiente” como ahora también desde la red. No está de más decirlo y repetirlo: esa pelea por el sentido se libra palabra por palabra.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

La lógica del capitalismo ha convertido la noticia en una variante de la publicidad


Santiago Alba Rico

Le Monde Diplomatique

“Traficantes de información”Pascual Serrano, Foca, Akal, Madrid 2010.

Reseña

Podrá parecernos más o menos acertada la idea liberal según la cual la libertad de prensa y el derecho a la información coincidirían en la pluralidad de medios privados, pero lo menos que se puede decir es que se trata de una idea anticuada. Periódicos, radios y televisiones podían defender en otro tiempo intereses políticos e ideológicos diferentes porque en cualquier caso sus propietarios seguían siendo, mientras miraban de reojo el balance contable, propietarios de periódicos, radios y televisiones. Para un lector avisado, era muy importante averiguar quién hablaba, pero era también relativamente fácil. Uno de los descubrimientos del último libro de Pascual Serrano es el de que, si sigue siendo difícil informarse bien de lo que ocurre en el mundo, hoy es mucho más difícil informarse bien de lo que ocurre en los bastidores económicos de los medios de comunicación. La lógica del capitalismo -concentración, promiscuidad, opacidad, expansión y beneficios- se ha adueñado de tal manera del campo de la información que la noticia, por no hablar de la objetividad o la verdad, se ha convertido en una variante de la publicidad. El resultado es la degradación radical del debate ideológico, del derecho a la información y de los derechos laborales de los periodistas.

Es por eso que Pascual Serrano no habla de “vendedores” sino de “traficantes” de información, un término que remite a las zonas más en sombra del capitalismo. ¿Quiénes son los dueños de nuestros medios? ¿Quiénes son estos traficantes? Un impresionante trabajo de investigación permite a uno de los más rigurosos y comprometidos periodistas de nuestro país trazar una guía o cartografía completa de nuestros mediatenientes, el árbol genealógico -con sus enlaces dinásticos- de los que deciden qué debemos leer y adónde debemos dirigir nuestra atención. Los medios no son ya realmente independientes, no menos que la casa Coca-Cola o la Shell. De lo que se trata es de lo que lo sean los lectores y los gobiernos. Traficantes de información es un libro imprescindible en ese camino.

 

Fuente>

http://lahistoriadeldia.wordpress.com/2011/02/09/la-logica-del-capitalismo-ha-convertido-la-noticia-en-una-variante-de-la-publicidad/

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

“FRENTE A LA MANIPULACIÓN MEDIÁTICA SE REQUIEREN CONTRAPODERES DE COMUNICACIÓN”

 

ANÁLISIS DE ARMAND MATTELART

“FRENTE A LA MANIPULACIÓN MEDIÁTICA SE REQUIEREN CONTRAPODERES DE COMUNICACIÓN”

POR FERNANDO ARELLANO ORTIZ

Fuente: Cronicon Virtual

Entre los efectos nefastos del neoliberalismo se cuenta la crisis de los medios de comunicación públicos a nivel mundial, por lo que el concepto de información se ha transformado. En esta era de la globalización, la prioridad es la búsqueda de mayor audiencia posible y como consecuencia de ello, los dueños y directores de los medio pretenden que la labor de informar se acerque cada vez más a la idea de entretenimiento, sin profundizar realmente en las raíces ni en las repercusiones de los sucesos.

Uno de los críticos de la manipulación mediática y las secuelas que está generando en la sociedad, es el director del Observatorio de Medios de Comunicación de Francia, ARMAND MATTELART, quien fue abordado por http://www.cronicon.net para dialogar sobre este tópico.

Mattelart, uno de los más destacados especialistas de la comunicación a escala mundial, conoce América Latina desde los años sesenta, por cuanto trabajó como catedrático universitario en Chile hasta 1973, cuando se vio obligado a salir como consecuencia del golpe militar que derrocó al gobierno del presidente Salvador Allende.


ARMAND MATTELART

¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.

Su trabajo intelectual de más de tres décadas gira en torno a ejes fundamentales como comunicación, poder y libertad. Profesor de la Información y de la Comunicación en la Universidad París-VIII, Mattelart es autor de numerosas obras, entre las que se destacan: La publicidad; La mundialización de la comunicación; Historia de las teorías de la comunicación; e Historia de la utopía planetaria.

Para este experto en medios de comunicación, al comenzar el siglo XXI “nos encontramos ante un mundo marcado por la ofensiva de una cultura única, en el sentido de un orden total, mientras nosotros defendemos la multiplicidad de culturas y sus actores”.

“Ese pensamiento único es tecnocrático y ésta será una pelea dura, porque en todo lo que concierne al tema de información y comunicación es difícil movilizar a la gente, pese a que es algo que afecta a su vida cotidiana”.

En diálogo con este medio virtual, el catedrático belga explicó las bondades de los observatorios de medios de comunicación en varios países, los cuales están sirviendo como contrapoderes para contrarrestar la manipulación mediática de la denominada gran prensa, cuya propiedad está concentrada en muy pocas manos.


- Retomando al Subcomandante Marcos, usted ha señalado que la tercera guerra mundial va a ser una guerra de la semiótica. ¿En qué basa esa percepción?

- Efectivamente, con ello quiero significar que el problema mayor hoy es recuperar el sentido de las palabras. Le doy un ejemplo: el hecho de que hayamos sido despojados de la denominación mundialista y estamos obligados a utilizar la palabra anti mundialista es muy significativo de la expropiación que ha hecho el neoliberalismo de nuestro vocabulario, porque la palabra mundialista es una acepción que pertenece al patrimonio de las luchas sociales que aparece a fines del siglo XIX con los sectores que lucharon contra la colonización. La mayor parte de los términos que hoy utilizamos son palabras tramposas como cuando aludimos a diversidad, sociedad de la información, sociedad civil, etc.

- ¿Cómo pasar de la sociedad de la información a la sociedad del saber o del conocimiento?

- El debate sobre la sociedad de la información a pesar del aporte de la sociedad civil organizada ha sido minado por una tendencia muy fuerte hacia una visión tecnicista de lo que realmente es su sentido real. No es gratuito que en el marco de Naciones Unidas se trate la sociedad de la información en un organismo eminentemente técnico que es la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la noción que este organismo maneja sobre el tema esta cortada de la cultura. Es una noción cibernética, que se remonta a las teorías de la información de fines de la Segunda Guerra Mundial. Por eso se hace prioritario tratar de reorientar la discusión sobre la arquitectura de la sociedad de la información cada vez más hacia lo que puede ser la alternativa, porque no puede haber sociedad de la información sin anclarla en un análisis y una estrategia que mire hacia la educación y cuando nuestros sistemas educativos están cada vez más tentados hacia la privatización no solamente de lo público sino también la entrada de los esquemas empresariales en la gestión educativa y de la investigación.

- ¿Cuáles son las perspectivas de las organizaciones sociales y progresistas dentro de un nuevo orden comunicacional?

- Creo que la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información auspiciada por Naciones Unidas representa un momento de verdad, porque por primera vez se ha ofrecido tanto a la sociedad civil organizada como a los empresarios de los medios, tomar la palabra. Y ha sido una prueba de la verdad porque a pesar de las diferencias se ha logrado una declaración final que me parece hace avanzar la discusión hacia un escenario de diversidad de los medios. Creo además que hay un desconocimiento general respecto de este tema porque cuando se habla de la sociedad de la información y lo veo con mis propios alumnos de la universidad, se cree que es totalmente abstracto. Para concretar los desafíos de las sociedad de la información es fundamental ligar su significado en la cotidianidad de la gente para que entienda el dinamismo que viene teniendo Internet y el papel que juegan instituciones como la Organización Mundial del Comercio y los entes internacionales involucrados en el tema de la comunicación. La mayoría de la sociedad puede interesarse en lo que constituye realmente los desafíos de las nuevas tecnologías a partir de los medios y considero que la necesidad de diversificar los paisajes mediáticos es fundamental, no solo a nivel retórico sino a nivel de estructura, porque hoy en día la lucha para una nueva sociedad de comunicación es, precisamente, repensar una nueva estructura para que el concepto de servicio público forme parte de la carta magna del comportamiento de los medios y, en consecuencia, debe afectar también lo privado. Hay que enfrentar ese problema porque los medios han adquirido demasiado poder como para dejarlos solos, necesitamos entonces contrapoderes y requerimos de los ciudadanos también una nueva conciencia frente a esto.

- ¿No cree que la información periodística está en crisis, pues hoy por culpa del raiting se privilegia más el entretenimiento y lo banal sacrificando el análisis y el contexto?

ARMAND MATTELART

- En la década de los años 80 comenzó un proceso de desregulación y de privatización de los medios de comunicación que trajo aparejada una desregulación de los sistemas de telecomunicaciones.

A partir de ese momento se podría hablar de una desregulación también de todo el sistema, es decir, tanto de los contenidos como de las maneras de verlos. Creo que lo más significativo es el surgimiento de la expresión “evento global”. Cada vez más se razona en términos de “eventos globales”, que tienden a congregar a la mayor parte de las audiencias.

Es decir que con la crisis de los medios de comunicación públicos, la idea de información se ha transformado. La prioridad ha pasado a ser la búsqueda de la mayor audiencia posible y, con ello, la información se ha acercado cada vez más a la idea de entretenimiento, sin profundizar realmente ni en las raíces ni en las repercusiones de la información.

- ¿Cuál es su percepción en cuanto al auge inusitado que viene teniendo Internet en los medios de comunicación alternativos?

- Si bien es cierto que Internet tiene una gran repercusión en la ciudadanía y lo pudimos observar concretamente en el caso de España en los atentados del 11 de marzo de 2004, donde se produjo toda una información alternativa, pero creo que no basta. Hay que superar la etapa del medio como agitación y propaganda para no repetir la dolorosa experiencia de la izquierda chilena de los años 70. Considero que los medios alternativos deben subir otro nivel. Yo no estoy de acuerdo con que la alternativa consiste únicamente en la multiplicación de los medios llamados alternativos. Yo respeto mucho a los movimientos populares, locales, que hacen trabajos muy buenos, a veces utilizando Internet, otras combinando Internet con la radio. Sin embargo, pienso también que hay que plantearse la necesidad de cooperación de fuerzas alternativas al nivel de lo que llamaríamos los grandes medios, para que puedan confluir en ellas múltiples iniciativas de carácter local. Tenemos una tendencia a responder al orden dominante de manera demasiado fragmentaria; cada uno se queda con su estrategia, sin ver la trampa de quedarnos únicamente en lo local, sin insertarnos en un espectro más amplio de la comunicación. Es el momento de repensar la estructura de los medios, sobre todo el delicado tema de la concentración de los medios en pocas manos. Esta preocupación no solamente se da en América Latina sino también en el Parlamento Europeo que acaba de emitir una directiva para regular la democratización de los medios de comunicación y superar de esta manera la degeneración a que ha llegado el concepto de servicio público.

- En el Foro Mundial de Porto Alegre de 2002 salió la iniciativa de crear estructuras de contrapoder y para ello se ha venido trabajando en la concreción de observatorios de medios de comunicación. ¿Cuál es su objetivo?

- Los observatorios no son cuestión de sabios sino de ciudadanía. La idea es crear una red de observatorios con el fin de poder actuar no solamente en la crítica sino en la reflexión sobre lo que debería ser un nuevo paisaje de la comunicación. Esta iniciativa ya se ha puesto en marcha, existen observatorios en Francia y en Italia y con modalidades distintas en Brasil y en Venezuela. El observatorio es la comunión de tres colegios: el de los periodistas, el de los investigadores y especialistas en comunicaciones y el tercero, el de las organizaciones de la sociedad civil. Se financia con aportes de la ciudadanía y el tipo de acción que emprende el observatorio depende de cada realidad o de las diversas realidades. En caso del observatorio francés, hace un par de meses lanzó un llamado en contra del proceso de concentración de la propiedad de los medios porque el 70 por ciento de la prensa en Francia está en manos de fabricantes de armas.

- ¿Qué opinión le merecen el trabajo de las cadenas mundiales de información como la CNN, por ejemplo?

- Le soy sincero, yo me resisto a ver CNN porque ha terminado siendo una agencia de propaganda del Pentágono, sino basta analizar las emisiones informativas sobre las torturas en Irak en las que hay una clara manipulación mediática. Lo interesante es analizar que ya comienza a haber una pérdida de credibilidad de estos medios, lo cual permite el surgimiento de otras fuentes de información.

fsarellano@cronicon.net

 

 

Información extraída desde:

http://www.cronicon.net/paginas/edicanter/ediciones8/005.htm

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

UNA REFLEXIÓN SOBRE LOS MEDIOS Y LA DEMOCRACIA



Ignacio Ramonet

POR IGNACIO RAMONET*

En estos tiempos de globalización neoliberal, la información se ha convertido en uno de los problemas principales de la democracia. Se consideraba que en una democracia alguno de los tres poderes podía cometer abusos (la justicia puede condenar a un inocente, el poder legislativo puede sancionar leyes discriminatorias contra un sector de la población -como las leyes contra los inmigrantes en Estados Unidos o en Francia). La función de los medios es denunciar estos abusos. Los medios de comunicación de masas pueden influir en la opinión pública; esto es lo que constituye el cuarto poder, o contrapoder. El poder que puesto al servicio de los ciudadanos sirvió para oponerse a las iniquidades de la esclavitud, que era legal en la democracia más nueva, Estados Unidos, como en países europeos por ejemplo Francia e Inglaterra que practicaban el colonialismo, otro sistema injusto pero legal en las democracias. La prensa llevaba campañas de denuncia de ambos sistemas.

En los últimos 15 años, a medida que se fue afianzando el neoliberalismo y la globalización, el cuarto poder -como contrapoder- ha ido desapareciendo.

Se fue imponiendo lo privado sobre lo público, lo individual sobre lo colectivo, y los medios de comunicación en su mayoría han dejado de ser un contrapoder. Los medios pertenecen a grupos mediáticos (Murdoch, Google, Blackberry) que se expanden con la revolución digital, que rompen las barreras, con la espectacular expansión de internet. Se mezclan todas las esferas: la cultura de masas, la información, la comunicación y el internet. Los grupos mediáticos que manejan todas estas esferas son multinacionales, planetarios. Estos mega grupos, cuya existencia es posible por las suaves leyes anti trust, son actores centrales del poder globalizado. Ya no se proponen ser un contrapoder, son un cuarto poder sólo como una suma a los otros tres poderes; usan su poder para oprimir al ciudadano. La cuestión cívica es cómo oponerse; hay que crear un quinto poder, oponer la fuerza ciudadana para denunciar a los poderes que actúan contra el pueblo. Esta situación se vive en Ecuador, Bolivia, Venezuela, Argentina, Brasil. Cuando Chávez asumió el poder los grupos mediáticos se lanzaron en contra del gobierno elegido democráticamente. Uno puede tener diferentes opiniones del gobierno de Chávez, pero no se puede negar que los medios usan falsedades para defender sus privilegios y oponerse a los cambios sociales. Asumen su función de perros guardianes del orden económico, ideológico; son latifundistas mediáticos. El caso de Berlusconi en Italia es un ejemplo: primero construyó una gran fortuna, luego adquirió medios de comunicación y después ganó las elecciones.

Entre las guerras mediáticas contra gobernantes elegidos democráticamente podemos mencionar la guerra mediática contra Chávez para impedir que concrete reformas o en los setentas, la guerra del periódico El Mercurio contra el presidente chileno Salvador Allende, o la guerra en los ochentas del diario La Prensa contra el sandinismo en Nicaragua. O las guerras mediáticas contra los presidentes de Brasil, Argentina y Ecuador. Ya no sólo son los poderes tradicionales los que atacan sino también los medios que usan como fachada, como arma de combate, la defensa de la “libertad de expresión”. La información difundida por estos medios está contaminada por toda clase de falsedades. La usan como una mercancía. Los medios se han convertido en el brazo, o aparato, ideológico de la globalización. Medios de comunicación y globalización son dos conceptos ligados. ¿Cómo exigir la verdad? Los medios están al servicio del poder económico y financiero, y por debajo está el poder político. Cada día aumenta el poder económico, financiero y mediático a expensas del poder político que es el único elegido democráticamente.

Los medios no respetan las leyes de la información sino que se manejan con las leyes del mercado, oferta y demanda. En apariencias la información por internet o televisión o radio es gratuita porque no es la información lo que se vende; sino que venden ciudadanos a los anunciantes. El periodismo ha cambiado parámetros fundamentales: el ritmo, que es instantáneo y lo instantáneo es difícil de verificar, se multiplican los errores, se vive un estado de inseguridad informativa; la espectacularidad, se privilegia el horror, la fascinación macabra con la violencia; lo visual, se basa en la falsa ecuación “ver es comprender”, en realidad lo que se ve no es forzadamente lo que ha ocurrido. Se ha creado una tremenda simplificación, una lectura infantilizada.

Por otra parte, en la actualidad se confunde periodismo con comunicación; hay millones de usuarios de Facebook, de Twiter -que pueden tanto organizarse en campañas por causas comunitarias positivas como también ayudar a crear confusión informativa. Esta gran cantidad de comunicados crea un Muro de información que tapa la carencia de verdadera información y funciona como censura, una censura “democrática”. En este hueco informativo aparece Wikileaks, que demuestra: uno, que en realidad no sabemos lo que ocurre ni en Irak ni en Afganistán ni el Departamento de Estado de Estados Unidos. Y dos, que los periodistas son incapaces de informar. Hay una crisis de identidad: qué es el periodista, qué es el periodismo, qué es noticia. Los medios actúan en función de las leyes del mercado: noticia es lo que puede interesar a un mayor número de personas. Han perdido la conciencia de su misión. ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la mentira? Como Wikileaks lo ha demostrado, la verdad puede ser mentira. Repetir una cosa hasta el hartazgo es demostrar su veracidad; otra ecuación falsa. Tanto Wikileaks como las redes sociales -que son posibles por el internet- ayudan a resistir. En América Latina los movimientos sociales usaron históricamente las radios comunitarias como instrumentos de resistencia, ahora usan también el internet.
Se puede hacer un paralelismo con lo sucedido con la alimentación. Había escasez de alimentos -y sigue habiendo en algunos países- luego la revolución agraria permitió producir en abundancia. Hoy sabemos que muchos de los alimentos son tóxicos, pueden envenenarnos (el caso de la “vaca loca” por ejemplo). Lo mismo sucede con la información; está contaminada. Hay que crear una ecología de la información para limpiarla, para que se respete la verdad, para mejorar la calidad informativa y así mejorar la calidad de la democracia.

 

 

Intervención de Ignacio Ramonet en CIESPAL, Quito (Ecuador). Resumen de Silvia Arana.

Diciembre de 2010.

 

Extraído desde:

http://www.cronicon.net/paginas/edicanter/ediciones53/nota4.htm

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

10 estrategias de manipulación social a través de los medios ( por Noam Chomsky)

Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a través de los medios.

https://amandrilao.files.wordpress.com/2010/12/chomsky.jpg?w=300

¿Existirá alguna semejanza con lo que sucede en nuestro país? juzgue usted mismo.

1. La estrategia de la distracción.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción, que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. – La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. – ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. – Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales ( cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas )”.

https://amandrilao.files.wordpress.com/2010/12/manipulacion-mediatica.jpg?w=300

 

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar.

Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad,desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, etc.Tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

http://mediosdecomunicacionysociedad.blogspot.es/img/manipulacion1.jpg

 

4. La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso,argumentos,personajes y entonación particularmente infantiles,muchas veces próximos a la debilidad,como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad ( ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

https://amandrilao.files.wordpress.com/2010/12/que-son-los-medios-de-comunicacion.jpg?w=300

 

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.

 

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos.

 

 

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas”).

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto.

9. Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ….Y, sin acción, no hay revolución!

 

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

http://www.fernan.com.es/wp-content/uploads/2007/04/sin_censura_no_evil.jpg


En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

 

 

Fuente: http://gramscimania.blogspot.com/2010/09/noam-chomsky-y-las-10-estrategias-de.html

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

11 DE SEPTIEMBRE 1973: El rol de de los medios de comunicación en la dictadura



El plan contemplaba además del asesinato de altos oficiales del ejército chileno que pudieran oponerse al complot y provocar una severa crisis interna mediante la desestabilización política, el caos económico y la ingobernabilidad del país.

37 años atrás, los medios burgueses en alianza con el gran capital y el gobierno estadounidense, emprendieron una campaña de terror para derrocar al presidente constitucional, sin reparar en el elevado costo en vidas humanas que su conjura tendría.


Durante el gobierno de Salvador Allende, los medios masivos de comunicación desempeñaron un papel fundamental en cuanto a la formación de criterio de un sector de la población. Prensa, radio y televisión apoyaron abierta y directamente a la derecha fascista.

La información que se generaba era manipulada con el fin de desacreditar las acciones y la figura del mandatario chileno y promover el modelo clasista y excluyente de los sectores poderosos.

Ya durante las campañas presidenciales de 1970, la prensa de derecha comenzó una campaña publicitaria contra la coalición de la Unidad Popular (UP), que tenía como objetivo desacreditar al socialismo y despertar el miedo entre la población chilena.

Uno de los hasta entonces más prestigiosos diarios chilenos, El Mercurio, propiedad del empresario Agustín Edwards Eastman, se colocó al servicio de la Agencia Central de Información (CIA por sus siglas en inglés), previo pago de una cuantiosa cantidad de dólares.

Desde sus páginas diariamente se atacaba al presidente Allende, se descalificaba la acción de su gobierno y se alentaba a los grupos opositores, que no cesaban de sabotear mediante huelgas injustificadas y protestas de sectores pudientes y gremios profesionales.

Como ocurre en la actualidad los medios privados, desde 1970 hasta 1973, los chilenos cada día eran sorprendidos con titulares como “Gobierno se pone al margen de la ley”, “Crece alarma por desabastecimiento”, “Inseguridad en carreteras”, “Chile al borde de la quiebra de su sistema democrático”, “Primera etapa de la vía chilena al socialismo: racionamiento y hambre”.

La intención también era la de propiciar además, un cambio de los factores de poder, por lo que infundían temor en la población atemorizándola con “el fantasma del comunismo”.

Buscaban además convencer a la población de la necesidad de un “cambio necesario” donde una mano fuerte, ante la “incapacidad gubernamental” debía llegar para poner un freno a la inseguridad.

Luego del Golpe de Estado, el diario se dedicó a la fabricación de noticias falsas, que intentaban hacer creer al pueblo chileno la legitimidad del gobierno golpista, además de encubrir las torturas y asesinatos llevados a cabo por la Junta Militar de Gobierno, a través de informaciones ficticias.

Uno de esos casos es el de la militante del Partido Comunista, Marta Ugarte, de 42 años, cuyo cuerpo fue encontrado en la playa La Ballena, entre los balnearios de Los Molles y Los Vilos, el 12 de septiembre de 1976, con claros signos de tortura y violación.

Ugarte tenía amarrado un alambre en el cuello, con el que fue estrangulada, antes de ser lanzada al mar desde un helicóptero del Ejército de Chile.

Para justificar el asesinato, la periodista Beatriz Undurraga, de El Mercurio, se encargó de crear, con la asesoría comunicacional de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina) una versión en que se aseguraba que Marta Ugarte había muerto, producto de “un crimen pasional.”

Todos los diarios de la cadena de la empresa El Mercurio, en todo el país, difundieron esta tergiversación de los hechos, en simultaneidad con los noticiarios centrales de los canales de televisión.

Los 119

Los 119 son los secuestrados por la Dina, cuyos nombres fueron incluidos por la dictadura en la nómina de chilenos habrían sido asesinados por sus propios compañeros comunistas o en enfrentamientos con fuerzas de seguridad extranjeras.

Los días 14 y 16 de junio de 1975, El Mercurio anunció que 50 guerrilleros habían sido detenidos en Talca y que otros dos grupos habrían cruzado la frontera desde Argentina en un plan combinado del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) chileno y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) argentino.

Los titulares del diario decían que “informaciones provenientes de Buenos Aires” dan cuenta de un enfrentamiento con Carabineros (policía chilena) en el que se habrían producido algunas bajas.

El 18 de julio, la revista Lea de Argentina, publicó una nota que aseguraba que “alrededor de 60 extremistas chilenos habrían sido asesinados en los últimos meses en Argentina, Colombia, Venezuela, Panamá, México y Francia por sus propios compañeros de lucha”, calificando la acción como “un vasto e implacable programa de venganza y depuración política”.

Pocos días después, otra publicación O Día, de Curitiba, Brasil, afirmaba que 59 “extremistas chilenos” fueron identificados entre los guerrilleros que murieron en enfrentamientos con efectivos policiales en la provincia de Salta, Argentina.

La prensa chilena, totalmente controlada por la dictadura, desplegó una inusitada campaña publicitaria sobre la base de las informaciones de las publicaciones extranjeras aludidas, incluyendo una nómina de los supuestos extremistas caídos en el extranjero. Por cierto, eran los nombres de una parte de los secuestrados durante 1974 por la Dina.

Antes del Golpe

Como hoy, en la década de los 70, el pueblo chileno estaba separado en castas sociales, en las que el poder económico sobresalía por sobre todas las demás, prevaleciendo los monopolios con fuertes lazos trasnacionales que explotaban por míseros salarios a los trabajadores y se apoderaban de los recursos naturales con el visto bueno de los gobernantes de derecha.

Movimientos populares y organizaciones de izquierda (partidos comunista, socialista y radical) tras varios años de lucha, se aliaron en la Unidad Popular, que llevó al médico Salvador Allende a la presidencia el 4 de septiembre de 1970.

En la Casa Blanca, Richard Nixon, presidente de Estados Unidos, asesorado por Henry Kissinger, ordenó a la Agencia Central de Información (CIA por sus siglas en inglés) activar un complot para impedir que Allende tomara posesión del cargo que democráticamente había logrado. No convenía que otras naciones latinoamericanas siguieran el mismo camino que emprendían en Santiago de Chile.

37 años después, Chile exhibe unos índices de desigualdad social muy elevados, aunque la gran prensa capitalista presume de la supuesta paz laboral que allí se logró, sin explicar que tal armonía se impuso con la fuerza de las bayonetas. La dictadura de Pinochet dejó 2 mil 279 muertos, más de 28 mil presos y torturados y un número impreciso de desaparecido

Extraído desde : http://elusodelaconciencia.blogspot.com/2010/09/11-de-septiembre-1973-el-rol-de-de-los.html

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación

La guerra mediática contra Chávez y la avanzada popular

Continua la campaña sucia contra Venezuela desde los centros de poder mundial, tratan de mellar la voluntad del pueblo bolivariano cuando se hacercan las elecciones para Asamblea Nacional.
|Antonio González Ordoñez
Martes 10 agosto 2010

<!– –>

Sigue la campaña mediatica contra Chavez

Nuevamente arrecia la campaña de descrédito internacional contra el Gobierno de Venezuela, apelando al mismo argumento usado por USA para invadir a la republica de Afganistán e Irak en el medio oriente, el cual no es otro que relacionar al Gobierno Bolivariano con supuestos grupos terroristas, en este caso con el movimiento insurgente colombiano Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas FARC. El ex-presidente de Colombia, Álvaro Uribe un día antes de salir del palacio de Nariño fue a una corte internacional a denunciar el supuesto apoyo del Gobierno de Chávez a los presuntos “terroristas” colombianos. Como era de esperar, los medios escritos y televisivos venezolanos  y sus compinches internacionales colaboraron extensa y activamente en esta campaña anti bolivariana.

Por todos es conocido que cada vez que se acerca un proceso eleccionario en Venezuela vuelve por sus fueros la llamada canalla mediática para tratar de influir en el pueblo venezolano,   y es que la denominada oposición se mueve en dos frentes; uno el legal electoral y el otro el sedicioso conspirador, golpista. Como se recordara hace pocos días fue capturado en el Aeropuerto de Maiquetía el terrorista internacional Chávez Abarca el cual habría sido contratado por altos dirigentes de la oposición “democrática” para realizar actos de sabotaje en plena campaña electoral, inclusive según informes de los cuerpos de seguridad del estado creen que estaba organizando un atentado contra la vida del propio Presidente de la Republica Hugo Chávez, en este caso sucedió lo contrario todos los medios nacionales e internacionales callaron la noticia, la desnaturalizaron, pues este es un terrorista según la lógica del Imperialismo es de los buenos al mismo estilo del asesino agente de la CIA, Posada Carriles protegido por el gobierno Norteamericano.

En caso de la irrespetuosa y cobarde acusación de Álvaro Uribe la oposición venezolana se comporto de manera apátrida al colocarse en defensa del mayor exponente de la narcoparapolitica, a estos personajes que pretenden regresar al poder  no les importo que se mancillara en honor de la patria con tal de ir en contra del Gobierno de la Republica y así justificar cualquier acción en el campo internacional contra su propio pueblo, es por ello que el colectivo nacional los tiene identificados, siempre cometiendo los mismos errores, su norte siempre será la entrega de la soberanía, servir de lacayos y enriquecerse   sin impórtales la nación,

El panorama es claro aun cuando la campaña electoral para la Asamblea Nacional no ha comenzado oficialmente de antemano se ve que están derrotados, ni con todos los medios de comunicación del mundo podrán doblegar la conciencia de un pueblo, el 26 de septiembre los venezolanos se daran una mayoría revolucionaria en la Asamblea Nacional para seguir legislando el estado socialista que se está construyendo.


Extraído desde :www.kaosenlared.net/noticia/guerra-mediatica-contra-chavez-avanzada-popular

Deja un comentario

Archivado bajo Medios de Comunicación